Exceltur calcula una pérdida de más del 30% del negocio turístico a causa del coronavirus

La crisis del coronavirus tendrá un impacto de 55.000 millones de euros en el sector turístico, una caída de 32,4% de la actividad. Ese es el cálculo que ha hecho Exceltur, el lobby que agrupa a las empresas turísticas, como aerolíneas, hoteles o negocios de alquiler de coches. Según explica el organismo en un informe, la Covid-19 “ha golpeado a nuestra actividad mucho antes y con mayor intensidad y velocidad que a ningún otro sector de la economía española”.

Las restricciones de movimientos decretadas por el Gobierno tras el establecimiento del estado de alarma, el pasado 15 de marzo, y el cierre los hoteles han dado la puntilla a un sector que representa el 12% del PIB y el 13% del empleo en España.

El lobby turístico estima que el impacto de la crisis en el sector va a ser “muy superior” al de cualquier otro, y califica la situación de “histórico trance sin precedentes”. En la línea con las críticas expresadas en los últimos días por la patronal, Exceltur denuncia que el Gobierno se ha preocupado mucho de las personas más desfavorecidas desde que empezó la crisis pero poco por las empresas y califica las medidas para estas de “exiguas, muy testimoniales y poco relevantes” para conseguir una salida de la recesión en forma de U. “Nos jugamos que el turismo pueda volver a ser el principal motor económico”, apostilla.

El informe vaticina que el turismo será uno de los últimos sectores en recuperarse de la crisis y pone como ejemplo a seguir las iniciativas llevadas a cabo por los Gobiernos de Estados Unidos, Reino Unido, Francia o Alemania, que han aprobado rescates de grandes tour operadores y aerolíneas, líneas de crédito específicas para la hotelería y la restauración o normativas para sustituir devoluciones de anticipos de viajes por bonos.

En ese sentido, Exceltur propone un plan “mucho más ambicioso” que contemplaría, entre otras medidas, posponer los pagos de cuotas de Seguridad Social y de todo tipo de impuestos, ampliar la línea de avales hasta los 200.000 millones y crear una línea específica para el sector turístico, sustituir las devoluciones de viajes por bonos canjeables o adaptar los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) a las condiciones estacionales del sector.

Leave a Reply