Italia lanza el mayor plan de estímulo de su historia

Giuseppe Conte, primer ministro italiano, el lunes tras un Consejo de Ministros en Roma.Giuseppe Conte, primer ministro italiano, el lunes tras un Consejo de Ministros en Roma.CHIGI PALACE PRESS OFFICE / FILI / EFE

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, lo advirtió la semana pasada: hay que salir de esta crisis, pero hay que hacerlo cuanto antes. Y este lunes por la noche ha anunciado el decreto con el que Italia pone toda la carne en el asador y activa la circulación de hasta 400.000 millones en créditos para empresas, de los que el Estado garantizará hasta el 90% ante los bancos. Esta medida se suma a la movilización que ya hizo en marzo de otros 350.000 millones de euros. “Hablamos de 750.000 millones de euros. Casi la mitad de nuestro PIB. El Estado está presente e inyecta inmediatamente su potencia de fuego en el motor de la economía. Cuando se levanta, Italia corre”, ha lanzado Conte.

Italia, en plena batalla con los países del Norte de Europa para aprobar un instrumento como los eurobonos y evitar el uso del fondo de rescate europeo o Mede en esta crisis, comienza a librar la guerra por su cuenta. El país transalpino tiene una deuda de alrededor del 135% de su PIB. Pero el Gabinete de Conte busca con esta medida abrir completamente el grifo de la liquidez en el sector empresarial, en plena hibernación por la crisis del coronavirus. Los empresarios han advertido ya de que si no llegaban medidas de este tipo, el PIB en el segundo semestre caería alrededor del 7%.

Conte detalló el plan después del Consejo de Ministros que terminó al ya por la noche y compareció junto al ministro de Economía, Roberto Gualtieri. “Con este decreto realizamos una intervención sin precedentes para apoyar la liquidez del sistema productivo: implementamos 400.000 millones de euros en garantías para préstamos de hasta el 90% garantizados por el Estado para empresas de todo tipo, sin límite en su facturación”, señaló el titular de Economía. La suma se repartirá a partes iguales para “potenciar el mercado interno y el de la exportación”, detalló Conte. “Cuando todo esto termine, comenzará una nueva primavera y pronto recogeremos los frutos de este sacrificio”, insistió.

El límite de las garantías que ofrece el Gobierno a los bancos alcanza hasta el 90%. Se ha hecho de este modo para que dichas entidades se implicasen en el control de la solvencia requerida a las empresas beneficiarias. El aval del Estado, en cambio, será total en el caso de los autónomos como artesanos o fontaneros, apuntó el ministro de Desarrollo Económico, Stefano Patuanelli. Este grupo podrá solicitar créditos rápidos de 25.000 euros que se liberarán de forma inmediata y no exigirán ningún tipo de evaluación. Además, se permitirá a las pequeñas y medianas empresas solicitar préstamos de hasta cinco millones de euros con garantías estatales del 90%.

El acceso a los créditos y el aplazamiento de las condiciones para solicitarlo son la primera fase de una operación de apoyo a las empresas que tendrá una segunda parte con el llamado Decreto de abril. Un nuevo movimiento que traerá medidas para las empresas, trabajadores y familias. “Contendrá instrumentos de protección social, apoyo a las familias y a los trabajadores. Pero sobre todo aquellos que se encuentren en dificultad”, ha anunciado Conte.

Leave a Reply