La Serie A recorta un tercio los salarios de los futbolistas

El salario medio de un inglés es de 29.559 libras esterlinas. El salario medio de un jugador de la Premier antes de impuestos superó los tres millones de libras la pasada temporada, casi 3,5 millones de euros, según Global Sports Salary Survey. A diferencia de otros sectores espectacularmente bien remunerados, los futbolistas cobran a la luz de la fama. “¿Por qué nadie pide ayuda a los ricos del país, antes de señalar el egoísmo de los jugadores de fútbol?”, se preguntó indignado el ex jugador y comentarista Gary Lineker en la BBC, este fin de semana. “Nadie parece acordarse de los banqueros, de los CEOs, de los milmillonarios. ¿Acaso están a la altura de las circunstancias? No lo sabemos”.

Héroes de una época hiperbólica, los futbolistas pertenecen al gremio de afortunados más expuestos al escrutinio por la epidemia de coronavirus. El recorte salarial que se les impone sistemáticamente en toda Europa los ha situado bajo la lupa de una opinión pública sensibilizada en plena amenaza de recesión económica. Acordados los recortes en Alemania, los futbolistas de Inglaterra e Italia se sitúan en polos opuestos. Los enrolados en la liga más rica del planeta se resisten a la rebaja unilateral del 30% que les pretende hacer la Premier mientras libran una batalla dialéctica con el gobierno conservador de Boris Johnson, cuyo Secretario de Salud, Matt Hancock, les invitó a dar ejemplo de austeridad “jugando su papel”. En Italia, gran foco europeo de la pandemia, las dos partes parecen inclinadas al consenso.

Reunida este lunes de urgencia, la asamblea de la Liga italiana de fútbol, la Serie A, acordó por unanimidad una reducción de un tercio de los salarios de los jugadores en caso de que la competición quede inconclusa a causa de la pandemia. En el caso de que se complete, los clubes resolvieron recortar solo una sexta parte de la masa salarial de las plantillas de futbolistas, entrenadores y asistentes. La patronal adoptó estas medidas en la reunión extraordinaria celebrada este lunes por videoconferencia, a la espera de ratificar el convenio con los jugadores.

Paolo del Pino, nuevo presidente de la Serie A, encabezó la reunión e impulsó la medida. Pactada por los 20 los clubes de la primera división italiana a excepción de la Juventus, que firmó un acuerdo particular con su plantilla, la resolución prevé que los equipos se reduzcan los emolumentos en un tercio del total que habrían recibido por toda la temporada 2019-20.

La patronal emitió un comunicado para informar del resultado de la asamblea: “La Serie A sigue la evolución de los acontecimientos en estrecha coordinación con la UEFA, la FIGC [la federación italiana de fútbol] y la ECA [la asociación de clubes europeos]. Se ha confirmado la voluntad de concluir la presente temporada y de volver a jugar, sin correr riesgos, únicamente cuando las condiciones sanitarias y las decisiones gubernativas lo consientan”.

Presionados por la FIFA

Los clubes italianos actuaron forzados por el marco legal de la FIFA. Los reglamentos del máximo organismo del fútbol facultan a los futbolistas para denunciar sus contratos si los clubes no les pagan puntualmente. Esta posibilidad se traduce en la liberación automática de los jugadores, que pueden fichar por el club que deseen sin tener que pagar prima de traspaso al club al que habían estado vinculados.

La falta de liquidez había retrasado los pagos correspondientes al mes de marzo en varios clubes de la Serie A que temían que sus plantillas los denunciaran en masa, lo que se habría traducido en una grave pérdida de capital. El acuerdo de reducción salarial sellado este lunes convalidaría las situaciones de impago de marzo, abril y mayo, a falta del consentimiento de los futbolistas.

Leave a Reply