Son, del Tottenham, cumplirá con la mili de Corea del Sur durante la pandemia

Son, ante Reina durante un partido entre el Tottenham y el Aston Villa en febrero.Son, ante Reina durante un partido entre el Tottenham y el Aston Villa en febrero.ANDREW BOYERS / Reuters

Cuando Heung-Min Son ganó con Corea del Sur los Juegos Asiáticos en septiembre de 2018, obtuvo algo aún más importante que un gran triunfo para su país. Con la victoria en la final ante Japón, el mediapunta del Tottenham, de 27 años, puso a salvo una carrera deportiva que se veía amenazada por la obligación de realizar un servicio militar obligatorio de 21 meses en su país antes de cumplir los 28. Pero tras la medalla de oro lograda en Indonesia, la mili que iba a partir en dos la trayectoria de Son pasó automáticamente a ser de solo un mes, que cumplirá ahora aprovechando el parón del fútbol mundial por la pandemia del coronavirus.

Entre las excepciones a la norma, que puede implicar la cárcel en caso de no llegar a cumplirse, se encuentra la de aquellos deportistas que hayan protagonizado grandes méritos para su país, conquistando una medalla olímpica, el oro en los Juegos Asiáticos o alcanzando los octavos de final en un Mundial en el caso del fútbol. El mediapunta, que por aquel entonces tenía 26 años, había gastado ya su penúltima bala para eludirla en el verano de 2018 en Rusia, donde sus imágenes llorando a lágrima viva tras caer eliminado en fase de grupos se convirtieron en uno de los momentos más icónicos del último Mundial.

Pero unos meses más tarde, Son aprovechó su última oportunidad y capitaneó a su selección hacia una victoria que le permitió reducir drásticamente el golpe que habría supuesto en la carrera de un futbolista consolidado como una de las grandes estrellas de la Premier League. De los casi dos años de servicio como mínimo (dependiendo de la rama que se asigne podría haber llegado a alargarse hasta 36 meses), el castigo pasó a ser solo de cuatro semanas. Ahora, tres meses antes de cumplir la edad límite marcada por el gobierno surcoreano, adelantará un proceso que estaba previsto para este verano, una vez hubiera finalizado la temporada si todo hubiera ido según lo previsto.

“El club puede confirmar que Heung-min Son comenzará el servicio militar obligatorio en Corea del Sur este mes. Son volvió a su país de origen a finales de marzo y está actualmente en cuarentena”, ha explicado este lunes el Tottenham en un comunicado, en el que también ha detallado que el futbolista regresará a Londres “cuando finalice su periodo militar en mayo”.

Ya en Corea después de que Tottenham le permitiera regresar “por motivos personales”, Son pasará a formar parte de los entrenamientos protocolarios en el campamento de la Infantería de Marina en la isla de Jeju una vez finalice la cuarentena en la que está inmerso tras volar desde Londres a finales de marzo.

Sin embargo, esta no será la primera cuarentena que afrontará la estrella del Tottenham. En febrero, cuando el problema sanitario empezaba a asomar, Son se desplazó a su país de origen para ser operado de una fractura en el brazo derecho que se produjo en un choque de liga ante el Aston Villa y que le iba a dejar en el dique seco hasta el final de la temporada. Tras ser intervenido, regresó a Londres, donde se aisló durante 14 días antes de ver cómo cambiaban las tornas y la pandemia se instalaba en Europa.

“Nuestro equipo médico está en constante contacto con él, siguiendo la recuperación de la fractura en el brazo que se produjo el pasado 16 de febrero”, añade el comunicado del Tottenham, que ante la incertidumbre de desconocer cuándo volverá la Premier, o si llegará a reanudarse, ha dado luz verde a su futbolista para cumplir con la obligación que impone su país. Y quién sabe si para convertirle en un inesperado refuerzo para un posible final de temporada, en caso de que el fútbol acabe ocupando las fechas veraniegas.

Leave a Reply