LaLiga y AFE rompen la negociación por la rebaja salarial

Las negociaciones entre la LaLiga y el sindicato de futbolistas (AFE) para encontrar soluciones a los daños económicos derivados de la pandemia del coronavirus han quedado rotas tras la última reunión celebrada este lunes. Las posturas manifestadas por el presidente de la patronal, Javier Tebas, y el de AFE, David Aganzo, han vuelto a ser muy distantes. Este último ha trasmitido que los jugadores de Primera División se niegan a asumir una rebaja salarial mayor del 20% si las competiciones no se reanudan. Por su parte, los futbolistas de Segunda División no aceptan disminuir sus emolumentos por encima del 16%. En ambos casos, la propuesta fue recuperar la mitad de esos porcentajes en la siguiente temporada. LaLiga estima en unos 1.000 millones de euros las pérdidas si los campeonatos finalmente no se celebraran y pretende que las plantillas asuman el 50% del coste por no jugar.

Si se reanudaran la competición liguera, AFE también ha comunicado a LaLiga que sus afiliados no aceptan rebaja salarial alguna. Ante lo opuesto de las posturas, ambas partes han dado por rotas las negociaciones para tratar de tomar una medida de consenso y generalizada. A partir de ahora, clubes y jugadores negociarán individualmente con la amenazante herramienta de los expedientes de regulación de empleo temporales (ERTE). La patronal, mediante un comunicado, instó el pasado viernes a sus asociados a solicitarlos. El Ministerio de Trabajo ya aceptó este lunes los expedientes del Barcelona, el Alavés y el Espanyol. Atlético de Madrid, Zaragoza, Las Palmas, Ponferradina y Racing de Santander están a la espera de la validación ministerial. La AFE ha advertido que se mantendrá vigilante para que los ERTE se ajusten a la legalidad. El sindicato se opuso desde un principio a esta medida, alegando que aún se desconoce si se podrá concluir o no esta temporada. En su comunicado del domingo, de respuesta a la patronal, cuestionó su necesidad: “Resulta extraño que desde LaLiga se apoye los ERTES, teniendo en cuenta que el control económico, y la bien saneada economía predicada desde la patronal, en relación a los clubes, no ha supuesto un colchón para una situación temporal de dos meses, siendo conscientes de que la competición ha sido suspendida y no cancelada. Y teniendo en cuenta que los propios clubes y los jugadores individualmente están llegando a acuerdos en lo que se refiere a los salarios”.

Los futbolistas interpretan los ERTES como una medida de presión de los clubes, a los que también acusan de haberles señalado como insolidarios ante la opinión pública. Dirigentes de LaLiga hablan del “riesgo moral” en el que han incurrido los futbolistas al negarse a la rebaja salarial que les demandan.

El conflicto también se ha desatado por algunos puntos del protocolo de actuación elaborado por LaLiga para cuando se reanuden los entrenamientos y las competiciones. La idea de la patronal de un aislamiento y de concentraciones que se alarguen en el tiempo ha sido desestimada por la AFE, que hará una propuesta en breve y también ha solicitado el amparo del Consejo Superior de Deportes para que medie.

Leave a Reply