Por una información completa y veraz

Estamos viviendo una situación excepcional que exige medidas excepcionales. Y los ciudadanos somos comprensivos con las prerrogativas que se está arrogando el Gobierno para solventarla, pese a que en algunas ocasiones puedan afectar a derechos constitucionales. Sin embargo, no encuentro excusa ni justificación para que los españoles no recibamos —en las actuales circunstancias más que nunca— información sin censura previa, como prevé nuestra Constitución. Me escandaliza que se purguen las preguntas que los periodistas quieren formular a los portavoces oficiales y no se permita que se hagan en directo. Considero que es un precedente peligroso y escandaloso que está pasando desapercibido entre el dramatismo de los acontecimientos cotidianos.

Carmen Gil Martínez. Cádiz


Hay otro virus, también dañino y peligroso, que circula por las redes y que se dedica a alarmar y asustar con mentiras a los ciudadanos, Los bulos llegan sin filtro alguno a las tertulias en las que participan personas que no contrastan ni filtran esa información, con lo que esos comunicadores logran asustar a la gente, entre otras cosas, con el futuro catastrófico y apocalíptico que nos espera y que a los mayores no les atienden y que prácticamente se les deja morir cuando van a un hospital. Creo que es necesario exigir mayor responsabilidad a todos los medios de comunicación y grupos que trabajen con la información; y también elegir a personas capacitadas y expertas en lo se está hablando. Creo que hay que ser positivo para el futuro y pienso que estamos en casa, no encerrados, sino a salvo y para librarnos del virus. Salud y suerte.

Vicente Fuentes Paraíso. Madrid

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Leave a Reply