Todo cuanto amamos

Recuerdo la primera vez que escuché una canción de Aute. Me la puso mi padre, hace ya mucho tiempo. Desde entonces, su música me ha acompañado. Yo tengo 23 años y las canciones que más suelo escuchar de este cantautor y poeta son las que hablan de amor. Pero para mi padre, él formaba parte tanto de su memoria íntima como de la colectiva de su generación, de una vida con épocas grises. Con su muerte muere parte de esa memoria. Como escribió ayer María Fernanda Ampuero en este mismo periódico: “El infierno de los vivos es ver morir todo lo que amamos”.

Julia Olmo Ciges. Valencia

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Leave a Reply