Junts y Esquerra se enzarzan de nuevo por las donaciones contra el virus

Las disputas entre Junts per Catalunya y Esquerra Repuiblicana se están convirtiendo cotidianas y no hay día en que las dos formaciones independentistas no se enfrenten a cuenta de una cuestión política, por menor que sea. La reunión que celebró este martes la Mesa del Parlament fue el escenario de un nuevo episodio de estas profundas diferencias entre los socios parlamentarios y de gobierno a cuenta de las donaciones una parte de los sueldos de los diputados para colaborar en la investigación contra la Covid-19.

Lo que había de ser una reunión de trámite derivó en un agrio enfrentamiento entre el vicepresidente primero del Parlament, Josep Costa, de Junts, y el presidente de la Cámara, Roger Torrent, de ERC. La Mesa ya acordó la semana pasada a propuesta de Torrent que los parlamentarios donarían las dietas por desplazamientos de abril y quedó pendiente de concretar la forma en que el Parlament lo materializaría: una donación a las entidades que luchan contra el virus o que el dinero se devolviera al Govern para que vaya al departamento de Salud.

Al final no sucedió ni lo uno ni lo otro. Torrent acudió a la Mesa convencido de que su propuesta tendría el asentimiento de todos, después de que Catalunya en Comú y la CUP defendiesen que estaba injustificado pagar dietas por desplazamientos, con el Parlament paralizado. Sin embargo, Junts per Catalunya, Ciudadanos, PSC y PP defendieron una misma alternativa: que cada diputado donase el 25% de sus ingresos de abril. El cálculo se realizó a partir de que las dietas por desplazamientos suponen poco más de 24% de lo que percibe un grupo o subgrupo parlamentario.

Torrent se resistió con ahínco a que la propuesta prosperase, explicaron diputados presentes en la reunión, seguramente porque él es el parlamentario que más ingresa por su condición de presidente. Finalmente y al ver que tenia la votación perdida, Torrent accedió, igual que los comunes. Mucho antes lo hizo la CUP.

Junts per Catalunya se atribuyó después la paternidad de la decisión asegurando que se trataba de una “medida equitativa”. De esta manera, se acordó por unanimidad la donación de la cuarta parte del sueldo de cada parlamentario y la forma de proceder: la Cámara concretará la cantidad que corresponde a cada diputado y estos la entregarán a su grupo o subgrupo parlamentario que, posteriormente, donará el dinero a las entidades que quiera, de entre todas las que están en la batalla científica contra el coronavirus. Para asegurar que se cumplirá el pacto, la información constará en la ficha web personal del diputado.

Aprobado ese punto, la Mesa debatió la posibilidad de que el Parlament, como institución, realice también una aportación a la lucha contra el Covid-19 del remanente económico que tiene. Fue ahí donde el diputado Costa sacó toda su artillería contra Torrent y le reclamó que se suspendieran dos actos previstos para los próximos meses antes de que se disolviera la Cámara, y que implicarán una proyección política de Torrent: la celebración de los 40 años de la restauración de la institución y los gastos de representación que tendrá el presidente en proyectos para luchar contra el virus.

Ciudadanos hizo piña con Junts y reclamó también que se suspendiera la cumbre europea de parlamentos adheridos a la Francofonía, otra cita en la que Torrent hubiera tenido un gran protagonismo, y que el dinero se entregue a luchar contra el virus. Al final se encargó un informe sobre la cantidad que ya se ha gastado en esos actos y no se decidió nada en firme. La semana próxima, más.

Leave a Reply