Carlsen yerra, remonta y triunfa

El ambicioso objetivo de divertirse además de ganar estuvo a punto de costarle un gran disgusto -toda derrota lo es para quien no pierde casi nunca- a Magnus Carlsen tras sufrir un momento de ceguera mental ante el ruso Ian Niepómniachi. Finalmente ganó el noruego (3-2), quien se asegura así el pase a las semifinales del torneo por internet que lleva su nombre. El iraní Alireza Firouzja, de 16 años, logró su segundo triunfo (2,5-1,5), frente al neerlandés Anish Giri. Ambos y Niepómniachi están ya descartados.

“Me quedé cegado mentalmente por completo en ese momento. Había preparado esa variante para jugarla contra Maxime [Vachier-Lagrave], y sabía que la jugada correcta era dar jaque con el alfil en b5, pero de pronto se me olvidó”, confesó Carlsen para explicar por qué su posición ya era perdedora tras solo siete movimientos en el primer asalto contra Niepómniachi.

El tropiezo pudo ir a mucho más, porque el noruego estuvo peor durante gran parte del segundo, aunque también es cierto que el ruso acusó mucho la presión del reloj y pasó a quedar peor, para arañar finalmente un empate que aumentaba la presión sobre Carlsen. Sin embargo, las cosas volvieron a su ser natural en el tercero: el escandinavo logró una posición muy complicada, propicia para que el mejor impusiera su ley; por tanto, ganó él, tras una lucha muy animada.

Pero no pudo repetir el triunfo en el cuarto, de modo que el duelo tuvo que decidirse en la muerte súbita o sistema Armagedón (cinco minutos para las blancas, obligadas a ganar, y cuatro para las negras). Cuando esa partida se convirtió en una vorágine de jugadas ultrarrápidas, la posición señalaba objetivamente un empate (es decir, un triunfo para el ruso sobre el campeón del mundo), pero Carlsen logró liar a Niepómniachi como solo él sabe hacerlo.

El duelo entre los colistas fue muy animado. Enfrentaba a un adolescente para quien experimentar, aprender y divertirse es casi tan importante como ganar, frente a un joven cuyo miedo a perder es poco menos que patológico. Ese choque de estilos presidió las cuatro partidas, y finalmente la creatividad y el riesgo se impusieron por la mínima a la técnica depurada.

La única duda para saber quienes serán los cuatro semifinalistas estriba en si Vachier-Lagrave será capaz de ganar a los estadounidenses Caruana y Nakamura. Es muy difícil, pero él está capacitado para ello.

Clasificación (las victorias sin desempate dan tres puntos; con desempate, dos): 1º Carlsen 13 puntos (en seis rondas); 2º-3º Ding y Nakamura 11 (cinco); 4º Caruana 10 (cinco); 5º-6º Firouzja y Niepómniachi 6 (seis); 7º Vachier-Lagrave 5 (cinco); 8º Giri 4 (seis). Las partidas se juegan cada día hasta el 3 de mayo a las 16.00 en Madrid, 11.00 en Buenos Aires, 09.00 en Bogotá y Ciudad de México.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Leave a Reply