EH Bildu, al acecho de la supremacía del PNV

La euforia del domingo en la cúpula de EH Bildu dio paso ayer a la serenidad. Apenas 12 horas después de festejar los mejores resultados en unas elecciones autonómicas, Maddalen Iriarte y Arnaldo Otegi, ya más templados, entonaron un discurso pragmático y ambicioso que pasa por disputarle al PNV la supremacía en Euskadi. “El cambio ya ha comenzado”, coincidieron. Su primera intentona consistirá en “explorar las posibilidades de articular mayorías progresistas y soberanistas” en el Parlamento. Solo ponen veto a lograr acuerdos con “las derechas españolas”.

EH Bildu obtuvo el 12-J unos “magníficos resultados”, dijo Iriarte. Alcanzó los 248.688 votos (23.516 más que hace cuatro años) con la mayor abstención en unos comicios autonómicos y subió de 18 a 22 parlamentarios, lo que le consolida como la principal alternativa al PNV. Solo Laura Mintegi consiguió más votos (277.923) cuando fue candidata a lehendakari en 2012, pero entonces la participación fue muy superior (el 64%) y obtuvo el 24,7% de los votos (ahora el 27,84%).

La coalición independentista crece de forma uniforme en las tres provincias vascas, refuerza el liderazgo en sus feudos tradicionales, logra aglutinar el voto descontento de otras formaciones de izquierdas (principalmente Podemos) y se atribuye la confianza de la mayor parte de los jóvenes votantes. Estas son las claves que manejan los dirigentes de EH Bildu para explicar el ascenso electoral del domingo. “La esperanza y el futuro son de EH Bildu y de los soberanistas de izquierdas”, remarcó Otegi.

“Nosotros crecemos elección tras elección, incluso cuando la abstención se dispara. Esto marca una tendencia estructural, y es que el independentismo crece en Euskadi, en Cataluña y en Galicia”, enfatizó el líder abertzale. “Hay dos posibilidades: una la que representa el PNV, que es autonomista y neoliberal, y otra nosotros, que es nacional, progresista y popular. Y esta es la opción que ha salido reforzada” en estas elecciones, añadió. También admitió que su partido ha barrido una gran parte del voto descontento que antes iba a Podemos y que ahora “ha encontrado refugio” en la formación abertzale.

Cuando sus dirigentes afirman que EH Bildu “aún no ha tocado techo” están mirando de reojo a los seis escaños que ha conseguido retener Elkarrekin Podemos. Es un botín que podría conseguir en próximas citas si la coalición persiste con el perfil social y de izquierdas que ha mostrado en esta última campaña. El mordisco dado a los morados deja a estos como una opción política irrelevante. Pese a ello, Iriarte quiso darle un poco de oxígeno al partido de Iglesias ofreciéndole la posibilidad de conformar un bloque “progresista y de izquierdas” junto al PSE en el Parlamento.

Estos tres partidos suman 38 parlamentarios, justo la mayoría absoluta en la Cámara vasca (75 actas). La parlamentaria soberanista sabe que un tripartido EH Bildu-PSE-Podemos que dejaría en la oposición al PNV es un brindis al sol. Tiene asumido que EH Bildu no va a pisar las alfombras de Ajuria Enea mientras a Urkullu y Mendia les salgan las cuentas, como así es, para revalidar su coalición de Gobierno durante los próximos años.

La impronta moderada que Iriarte ha dado a la nueva EH Bildu, con un discurso muy pegado a los problemas sociales y económicos del país y menos centrado en las cuestiones identitarias, le ha reportado los mejores réditos electorales. “El cambio ha empezado, pero despacio, no tenemos prisa”, afirmó tras remarcar que los abertzales salen reforzados “como alternativa de izquierda al PNV”.

EH Bildu no va a gastar muchas energías en tratar de alcanzar la Lehendakaritza en estas circunstancias, aseguran fuentes de la coalición, pero sí tratarán de cortejar al PNV y a Elkarrekin Podemos para sumar una “mayoría soberanista” que permita canalizar el derecho a decidir en la reforma del Estatuto vasco. Del mismo modo, intentarán asociarse con los socialistas y la formación morada para formar una “mayoría progresista” en torno a políticas sociales y económicas durante esta próxima legislatura.

Leave a Reply