Arthur no quiere saber nada más del Barcelona

Arthur Melo, en un entrenamiento con el FC Barcelona.
Arthur Melo, en un entrenamiento con el FC Barcelona.Alex Caparros / Getty Images

El pasado 29 de junio, un día antes de que el Barça cerrara su ejercicio económico, el club anunció el traspaso de Arthur Melo (Goiania, 23 años) a la Juventus por 72 millones. Respiraron los ejecutivos del Barça, que necesitaban sumar ingresos para aliviar la mala gestión financiera, agudizada por la pandemia. El Barça, a cambio, fichó a Pjanic por 60 millones. El truco económico es que la venta del brasileño se contabilizó en el curso 2019-2020, mientras que la compra del bosnio se divide durante los años de su contrato. El pacto entre los clubes y los jugadores era que ambos futbolistas permanecían en sus antiguos equipos hasta el final de temporada. La Juve no tuvo problemas con Pjanic; el Barça con Arthur, sí.

Después de cinco días de vacaciones —el Barça entrenó lunes y martes de la semana pasada tras el último partido de LaLiga ante el Alavés (0-5)—, los azulgrana estaban convocados este lunes a la Ciudad Deportiva para realizar las pruebas del coronavirus. Todos los jugadores del Barcelona se presentaron. Todos menos Arthur Melo. El brasileño había telefoneado al director deportivo del Barça, Eric Abidal, durante el fin de semana para explicarle su situación. “Si no voy a jugar, yo aquí no pinto nada”, le comunicó el volante a Abidal; “me quiero desvincular ya”.

Mientras Pjanic participó en 253 minutos desde que se oficializó el trueque, Arthur solo jugó cuatro minutos en el empate ante el Celta. “No sé cuál es la situación de Arthur y no me interesa. Pjanic está realmente involucrado en el grupo. No tengo dudas sobre su moralidad y profesionalidad”, subrayó Maurizio Sarri, entrenador de la Juve, sobre el momento del bosnio.

Cuando se confirmó su traspaso a la Juventus, Arthur reunió a sus compañeros. Les aseguró que su compromiso con el equipo era total. El problema, para el brasileño, fue que comenzó a sentir que Quique Setién, por orden del club, no contaba con él. Y la relación, poco a poco, se rompió.

Las ilusiones

“No es el primero ni el último jugador que ficha con unas grandes ilusiones y expectativas y al final no fructifican por lo que sea. No sé si va a pasar con Arthur o no, pero le pasa a muchos equipos y a muchos jugadores”, analizó el técnico cántabro sobre la salida del volante. Y desarrolló: “Es verdad que ha habido cosas que le hemos tenido que ir recalcando y ha tratado de hacerlas por todos los medios. No es fácil cambiarle a un futbolista cosas que otros entrenadores le han dicho que estaban muy bien. Le ha faltado un poco de continuidad, pero va en el buen camino”.

Arthur sintió que esas palabras de Setién fueron la manera que el club tenía de justificar su salida. “Dios mío, ahora empezarán a sacarle defectos”, se quejó la madre del volante en las redes. El brasileño, en un principio, no estaba dispuesto a dejar Barcelona. Sin embargo, forzado por los ejecutivos del club y aconsejado por su familia, optó por mudarse a Turín. Con Setién en el banquillo, antes de que se confirmara su traspaso a la Juventus, Arthur había disputado 618 minutos (15 partidos). Después, solo cuatro (un encuentro). “Yo sigo contando con él. Hay que tratar de que todo este ruido no le afecte para que cuando tenga que jugar pueda dar lo mejor de sí mismo. Cualquier jugador en su situación tiene que entender que la temporada no ha finalizado”, insistió el técnico del Barcelona.

No le sobran futbolistas a Setién. En la plantilla cuenta con cinco volantes, más Riqui Puig del filial y el polifuncional Sergi Roberto. Y para el duelo de vuelta de los octavos de la Champions ante el Nápoles no podrá contar con los sancionados Arturo Vidal y Busquets. Es decir, ahora que Arthur ha decidido finalizar su vínculo con el Barcelona, Setién solo tiene a De Jong, Rakitic, Sergi Roberto y Riqui Puig para el duelo ante el conjunto italiano del próximo 8 de agosto en el Camp Nou. El Barcelona le advirtió a Arthur que su contrato expira una vez finalice la participación del equipo en la Champions y que, si continúa en rebeldía, puede ser sancionado. En el Barça comparan la actitud de Pjanic con la de Arthur. “Uno no trae problemas a su club y el otro, sí”, dicen en la Ciudad Deportiva. El brasileño entiende que Pjanic cuenta para Sarri y él no para Setién. “No he jugado nada”, se queja Arthur.

Leave a Reply