La Justicia anula Madrid Central de Carmena por “defectos formales” tras los recursos del PP

Atasco en la Gran Vía durante el primer día sin multas en Madrid Central.
Atasco en la Gran Vía durante el primer día sin multas en Madrid Central.Julian Rojas

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha anulado Madrid Central, el área de bajas emisiones con tráfico restringido en el centro de la capital, por “defectos formales” al considerar que “no se cumplió con el trámite esencial de información pública y con la imprescindible memoria económica previa a la aprobación de la ordenanza”, explica el organismo en un comunicado. Madrid Central fue el proyecto estrella de la exalcaldesa Manuela Carmena (Ahora Madrid) y entró en vigor a finales de 2018. El nuevo regidor, José Luis Martínez Almeida (PP), intentó paralizar las multas en julio del año pasado, pero la justicia se lo impidió “para preservar la salud y el medio ambiente”.

La exregidora Manuela Carmena puso en marcha el área de bajas emisiones a finales de 2018 recogiendo una idea de su predecesora la popular Ana Botella. Se trata de un área similar al distrito Centro en la que no pueden entrar vehículos sin etiqueta de la DGT (los más antiguos), mientras que aquellos con etiqueta B o C tan solo pueden acceder si van a un aparcamiento de uso público. Hay excepciones tanto para vecinos (que pueden invitar a 20 vehículos al mes) como para comerciantes, así como para vehículos no contaminantes y transporte público.

El PP se opuso a la puesta en marcha de la medida con críticas furibundas, y llegó a comparar Madrid Central con el gueto de Varsovia y el muro de Berlín. Por eso, tanto la Comunidad de Madrid (gobernada por este partido) como el grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de la capital llevaron el proyecto a los tribunales —algo que también hizo la empresa DVuelta Asistencia Legal— y pidieron la paralización cautelar. Los jueces no estimaron entonces dicha paralización, por lo que el proyecto siguió adelante.

DVuelta se alegra por la sentencias de hoy, pero espera con cautela a que haya un fallo definitivo y firme. Entienden que, de mantenerse los tribunales en la misma dirección, quedarían anuladas todas las multas interpuestas desde 2018, las cobradas y las no cobradas, las del mandato de Carmena y las del actual de Martínez-Almeida. “Esta sentencia acaba con todas las multas”, afirma Pedro Javaloyes, portavoz de esta empresa especializada en recursos. En este sentido, DVuelta trata de defenderse de las críticas que recibe desde ámbitos ecologistas y asegura que lo que hacen es tratar de defender a los ciudadanos en el ámbito administrativo.

La medida entró en vigor primero sin multas —a los infractores se les enviaba una carta informativa— y, a partir de marzo, con sanciones de 90 euros. En su primer año de funcionamiento, ha impulsado una reducción de los niveles de gases contaminantes NO2 en un 20% en toda la ciudad, cifra que aumenta al 22% en la plaza del Carmen, la única estación municipal de medición situada en el interior de Madrid Central. Desde 2010, Madrid ha incumplido los niveles máximos de NO2 y ese incumplimiento ha motivado la amenaza de sanción millonaria por parte de la Unión Europea.

Durante la pasada campaña electoral, Almeida prometió derogar Madrid Central, lo que suponía que los coches contaminantes volvieran a acceder al centro de la ciudad. En julio, el nuevo Gobierno municipal intentó aplicar una moratoria de multas durante tres meses, una idea que levantó fuertes protestas ciudadanas y una manifestación de más de 10.000 personas en defensa del área de bajas emisiones. Tan solo cinco días después, los jueves adoptaron una medida cautelar provisionalísima de suspender la moratoria de multas al considerar que iba contra el interés público. Las multas, por lo tanto, han seguido activas durante estos meses.

Recursos del PP

Ahora, en cambio, los tribunales entran en el fondo de los recursos presentados al inicio y tumban Madrid Central. La Sección Segunda de lo Contencioso ha estimado parcialmente en tres sentencias los recursos presentados por la Comunidad de Madrid, el Grupo Popular en el Ayuntamiento de Madrid y la mercantil DVuelta Asistencia Legal sin entrar al fondo del asunto y sin valorar la delimitación de esta zona de bajas emisiones y su regulación, informa el TSJM. Las tres sentencias pueden ser recurridas en casación. Si finalmente se convierten en sentencias firmes, supondrían la anulación parcial del acuerdo del Consistorio y podrían conllevar que todas las multas impuestas se anulen al carecer de sustento normativo, según indica el TSJM.

La queja de la Administración autonómica se centra en la consideración de que, tanto en el primer y segundo borrador como en el acuerdo aprobatorio del proyecto inicial de la ordenanza, no aparece la regulación de lo que hoy se conoce como Madrid Central, limitándose a prever una futura área de acceso restringido, que habría de determinarse por la Junta de Gobierno, pero sin contener delimitación.

Tras aterrizar en la alcaldía con el objetivo de acabar con Madrid Central, la oposición de Almeida ha ido aligerándose estos meses a golpe de pandemia y no tiene pensado aprobar medidas que no sean apoyadas por la mayoría, como ha ocurrido con los Acuerdos de la Villa. La estrategia de movilidad Madrid 360 es uno de los planes estrella del Ejecutivo de PP y Cs y con el que trataban de hacer frente al plan del Gobierno de Ahora Madrid. En todo caso todavía no está aprobado y lo que seguía en vigor es Madrid Central.

Preguntado a finales de mayo el acalde sobre si va a modificar el plan de Carmena, Almeida señaló que “no está en los planes del equipo de gobierno modificar el régimen de Madrid Central en estos momentos”. Hay que “reducir el uso de vehículo privado” añadió Almeida, al tiempo que insistía en su apuesta por el trasporte público, que considera “seguro” y que “no supone un riesgo adicional” en estos tiempos de pandemia.

Leave a Reply