Madrid amplía la brecha de riqueza con Cataluña justo antes de la pandemia

Las torres KIO en Madrid.
Las torres KIO en Madrid.LUIS SEVILLANO

Justo antes de la pandemia, al cierre de 2019, todas las comunidades salvo Asturias y La Rioja habían recuperado los niveles de actividad económica previos a la crisis. El Principado de Asturias seguía cuatro puntos por debajo y La Rioja, 1,5. Otras autonomías estaban apenas un poco mejor que antes de 2008: Castilla y León solo superaba los niveles precrisis en 0,4 puntos; Cantabria en 1,5 puntos y Castilla-La Mancha en 1,7. Son las regiones que han quedado atrás en el nuevo modelo que surgió de la Gran Recesión pero cuyas tendencias globales ya venían de antes: la concentración en las grandes ciudades con más población del sector servicios de mayor valor añadido, las grandes corporaciones, las exportaciones y, en consecuencia, los mejores salarios. En ese modelo sale extremadamente fortalecido Madrid, la única comunidad que acumula más habitantes que hace una década y cuya economía se encuentra 14 puntos de PIB por encima de 2008, según los datos de 2019 publicados por el INE este lunes. Pero también se ven reforzados aquellos enclaves con una geografía favorable: Baleares se sitúa 12 puntos mejor.

Y Cataluña ha perdido comba respecto a Madrid. Antes del procés se recuperaba a los mismos ritmos que la región capitalina. De hecho, perdió el cetro de principal economía regional en 2012 y 2013, pero lo recobró después gracias a una pujante recuperación que le llevó a crecer por encima de la media nacional aupada por el turismo y las exportaciones. Sin embargo, desde que se recrudecieron las tensiones soberanistas su rendimiento ha empeorado y crece a tasas menores que la media española. Ha perdido turismo nacional y algo de inversiones. Y luego además su industria está sufriendo la reestructuración global del sector en un clima de tensiones comerciales, nuevas regulaciones medioambientales y un lento proceso de desindustrialización de las economías modernas. Como consecuencia, en 2018 perdió el primer puesto a manos del dinamismo de Madrid. Y en 2019 la diferencia se confirmó y ensanchó, según los últimos datos disponibles. Mientras que el año pasado la economía catalana creció un 1,8%, la media nacional avanzó un 2% y Madrid un 2,5%.

El PIB catalán asciende a los 236.739 millones de euros frente a los 239.878 millones del PIB madrileño. La diferencia apenas está en unos 3.100 millones. El año anterior era de 2.100. El PIB per cápita de Madrid es el mayor de España y tocó en 2019 los 35.876 euros; el de Cataluña es el cuarto tras País Vasco y Navarra y alcanzó los 31.110 euros.

Todo esto sucedió hasta la irrupción de la pandemia. Esta afectará sobre todo a las comunidades que se benefician más del turismo y, en general, de los desplazamientos de personas. La costa mediterránea se verá muy perjudicada. Pero también Madrid. Además de por el turismo, Cataluña podría sufrir por el sector del automóvil, particularmente afectado por la covid-19 como se ha visto con Nissan.

Sorprende el comportamiento de Galicia, que está seis puntos mejor que en 2008 y que en el siglo es de las comunidades que más ha crecido en PIB per cápita gracias a un boom exportador, sobre todo de textil, pescado y automóvil. El peso de Inditex en la región probablemente haya sido decisivo.

Murcia también destaca al hallarse casi diez puntos por encima de 2008. Favorecidos por un régimen foral que les permite disponer de más recursos fiscales, Navarra y País Vasco superan en 9 y 6 puntos los niveles precrisis, respectivamente. A pesar de disfrutar del fuerte tirón del turismo, Canarias solo ha mejorado en 6 puntos de PIB su situación respecto a 2008.

Andalucía, Extremadura y Aragón solo registran unos 4 ó 5 puntos más de PIB que en 2008. Y la Comunidad Valenciana, muy castigada por la burbuja inmobiliaria y el desapalancamiento, apenas se anota 2,6 puntos más. El comportamiento de estas cuatro autonomías ha sido también pobre. En general, las que han ido peor se han visto lastradas por la pérdida de población en edad de trabajar, recuerda el economista de BBVA, Rafael Doménech. Comunidades como Castilla y León, Castilla-La Mancha y Valencia han perdido más de 100.000 habitantes en una década.

En cuanto a 2019, las autonomías que más crecieron antes de la covid fueron Navarra, con un 2,8%, Madrid con un 2,5% y Valencia con un 2,3%. Las que experimentaron un menor crecimiento del PIB fueron Castilla y León, con un 1,1%, Asturias y Castilla-La Mancha con un 1,3% y Extremadura con un 1,4%.

Leave a Reply