Magia confinada para los niños hospitalizados

MÁS INFORMACIÓN

¡Abracadabra, pata de cabra!, hay un tipo de magia que convierte hasta al más escéptico en creyente: aquella que llega a los niños que se encuentran hospitalizados. Cuando se decretó el estado de alarma por la covid-19, las personas se vieron obligadas a cambiar sus rutinas y empezaron a trabajar desde sus casas. Para algunos fue más difícil adaptarse a la nueva realidad. “Nosotros no podemos teletrabajar, necesitamos a un público con el cual interactuar para poder realizar nuestros trucos”, pensó el mago Iván Santacruz, de 42 años que lleva 22 años haciendo magia para niños. Aunque fue un reto, desde la Fundación Abracadabra buscaron la forma de reinventarse para poder seguir acompañando a los niños ingresados en los hospitales de toda España. Es por esto, que este verano los menores ingresados del Hospital 12 de Octubre en Madrid podrán contar con las risas que les sacan los magos, aunque sea detrás una pantalla.

La magia se ha tenido que reinventar. No hay voluntarios, no hay quien saque una carta del naipe o revise que la caja del mago está vacía. Ahora de un lado de la pantalla está el niño en su cama del hospital rodeado de máquinas, batas blancas y goteros con una tablet en la mano viendo el espectáculo y del otro lado, de la pantalla, el mago en su casa enfrente de la cámara haciendo sus mejores trucos. No hay aplausos. Ni risas que retroalimentan el trabajo del mago. “No podíamos hacer trucos tan simples como sacar un billete de cinco euros, mostrarlo y convertirlo en uno de 50 euros, no había quien inspeccionará que no había truco”, afirma el presidente de la Fundación, Juanjo García desde hace 15 años entre risas.

Sin embargo, esto no fue un impedimento para quedarse de manos cruzadas. “Los niños seguían enfermos y los hospitales necesitan actividades de humanización aunque estuvieran saturados”, afirma García. Se ha demostrado que la magia le ayuda no solo a los pacientes sino a sus familiares a tener un mejor estado de ánimo para afrontar los momentos malos que trae consigo la enfermedad.

La primera vez que Santacruz pudo volver a sentir a su público fue a través de un comentario durante la transmisión en directo de uno de sus shows por Instagram y casi no puede contener la emoción que estaba sintiendo. “Un grupo de niños del hospital nos escribieron lo importante que había sido para ellos volver a reír durante el confinamiento y eso me demostró que todos los esfuerzos valían la pena”, afirma el mago.

La fundación, debido a la crisis por la covid, tuvo que reconvertir su actividad. Organizaron el primer Festival de Magia Online por Instagram con más de un centenar de artistas implicados y con una programación diaria que llegó a los españoles confinados y a los niños hospitalizados que en esos días vieron reducidas o anuladas sus actividades de humanización. “Somos un pequeño paréntesis de alegría entre la tragedia que están teniendo que vivir, nos necesitan”, afirma García.

Durante todo el verano se hará un programa de galas de magia en Internet para paliar la falta de actividades de entretenimiento para los niños ingresados en el Hospital 12 de Octubre. Debido a la crisis del coronavirus, los hospitales están limitando las iniciativas de entretenimiento y ocio que se vienen desarrollando por artistas de la música, magia, circo, para estos menores. “Estamos haciendo todo lo posible para que esta situación no afecte a los pequeños cuando más apoyo necesitan”, afirma un portavoz de la Fundación Abracadabra.

En este programa los pequeños pacientes disfrutarán con las actuaciones de grandes magos, especialistas en infantil como Lola Mento, Luigi Ludus o Juan Maguillo. Aunque los 10 artistas solidarios que las realizarán estarán al otro lado de los dispositivos móviles, los menores hospitalizados y sus familiares podrán sentir la magia. “El otro día un gran mago hizo un truco en donde mientras hacía una transmisión en directo apareció en la casa de uno de los espectadores, fue alucinante”, recuerda García.

La Fundación Abracadabra cuenta con más de 100 magos solidarios que trabajan en 74 hospitales de toda España. “Ahora que estamos volviendo a hacer actividades presenciales tampoco podemos tener ningún contacto con los pacientes, por las medidas de seguridad del coronavirus, entonces seguimos sin voluntarios para nuestros trucos de magia”, afirma resignado Santa Cruz. Así es la nueva normalidad en la magia.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Leave a Reply