Otro enredo en el Fuenlabrada

Uno de los miembros del Fuenlabrada en el hotel Finisterre de A Coruña donde varios jugadores y miembros del equipo técnico permanecen aislados.
Uno de los miembros del Fuenlabrada en el hotel Finisterre de A Coruña donde varios jugadores y miembros del equipo técnico permanecen aislados.Cabalar / EFE

Una semana después de que la covid-19 arramplase con el final de la Segunda División se sigue destejiendo el ovillo de acontecimientos que expliquen cómo 46 personas de la expedición de Fuenlabrada pudieron subirse a un avión en Barajas casi dos días después de que se conociese que en el seno del equipo había un positivo por coronavirus y doce horas después de constatar que había tres contagiados más. Algunos detalles ayudan a separar los hilos. O quizás a enredarlos más. Así, Rodrigo Fernández Lovelle, agente de Hugo Fraile, uno de los futbolistas que sigue confinados en un hotel de A Coruña, asegura que su representado le explicó que los jugadores no supieron de la existencia de un brote de covid-19 hasta cuatro horas antes del partido, cuando ya estaban en la ciudad gallega. “¿Alguien se cree que si lo llegan a saber se hubieran subido al avión? Se enteraron de que el partido se podía suspender, y del motivo, por boca del presidente a las cinco de la tarde, cuando bajaron a merendar”, explica Fernández Lovelle.

“A los jugadores se les dijo el domingo que había una prueba que era rara y que había que refrendarla y el lunes se les informó de que había tres alteraciones más y que se iba a aislar a todas esas personas. No eran ajenos a la situación”, asegura un portavoz del Fuenlabrada que también viajó a A Coruña y allí aguarda confinado. Por medio hay una cuestión nominal. Ese mismo portavoz explica que una alteración es una prueba con resultado positivo que no ha sido refrendada por un segundo test. Y que no se declara un positivo hasta que dos pruebas así lo determinan. “Por eso el lunes por la tarde, cuando sabemos los resultados de las dos pruebas, se habla de positivos y ya se considera un brote”, completa.

El informe enviado por LaLiga al Consejo Superior de Deportes el pasado jueves alude al conocimiento de “positivos” el sábado a las 22.30 y el domingo a las 19 horas (dos más) y a las 22.30 (un tercero que estaba en duda tres horas antes). “Obviamente eso se escribe a posteriori y ya no se habla de alteraciones”, disculpan en el Fuenlabrada. “Lo que no puede decir un representante es que no le dijimos nada a los jugadores”, inciden.

Pero Fernández Lovelle insiste en el desconocimiento de los futbolistas de la situación exacta que vivían, algo así como que se movieron con una idea de que el semáforo estaba en ámbar, pero que la calle que les llevaba a Riazor la podían cruzar: “Viajaron sin saber nada y ahora están consternados, dolidos y tristes. Iban con ilusión para jugar el partido de sus vidas. Su final de la Liga de Campeones era poder entrar en la promoción de ascenso a Primera con el Fuenlabrada”, agrega.

En un comunicado publicado el domingo en sus redes sociales personales, los futbolistas ya dejaron traslucir su resquemor. “Nos reservamos el derecho a emprender acciones legales frente a las diferentes instituciones para defender nuestra postura ante los acontecimientos que se han desarrollado desde el pasado 18 de julio”, apuntaron.

Puede que ese partido que tanto anhelaban disputar los futbolistas del Fuenlabrada jamás se juegue. En el club esperaban una resolución del Comité de Competición federativo que finalmente no se comunicó ayer. La propuesta de LaLiga, tras intercambiar consultas con el club, es la de cancelar el partido y que el Elche, séptimo clasificado antes del inicio de la última jornada, sea quien acceda al playoff. Pero otro actor, el Rayo Vallecano, irrumpe ahora para solicitar que tiene derecho a disputar al menos una eliminatoria previa ante los ilicitanos. Y lo hace con argumentos similares a los que sostienen desde hace días Deportivo y Numancia para reivindicar una ampliación del número de equipos de LaLiga,

El Rayo tenía opciones matemáticas de superar al Elche en la última jornada. “Se jugó de forma adulterada, al carecer de la presión a la que le hubiera sometido la disputa simultánea del partido entre Deportivo y Fuenlabrada”, expone antes de aludir a un “flagrante” incumplimiento de la circular concerniente a la uniformidad de horarios.

El equipo vallecano se apunta a la solución salomónica que, según explican, no dejaría “perjudicados ni daños colaterales debidos a la disputa irregular de la última jornada”. Y en esas andan Numancia y Deportivo, en su caso para salvarse de la caída a Segunda B. El club soriano, que solicitó por escrito la suspensión de su último partido contra el Tenerife si no había fútbol en Riazor, cree que la solución jurídica correcta es repetir la jornada, pero estima que en la situación actual la decisión “legal y justa” es la de decretar una Liga de 24 y adoptar una solución para el playoff que incluya a todos los equipos afectados. Lanza, además, un duro ataque a Javier Tebas, presidente de LaLiga: “No es razonable, ni hace justicia, que quien reconoce haber ocasionado y ser el único y último responsable del viaje del Fuenlabrada a A Coruña, sea quien proponga las decisiones para resolver el problema por él mismo provocado”.

Leave a Reply