Casi siete millones más de niños menores de cinco años, en peligro por desnutrición grave

Al menos 6,7 millones más de niños menores de cinco años podrían sufrir desnutrición grave en 2020 como resultado del impacto socioeconómico de la pandemia, según denuncia el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef). La emaciación —dolencia que supone la pérdida de un 10% del peso en menos de un mes— podría aumentar un 14,3% en los países de ingresos bajos y medios. Este incremento se traduciría en más de 10.000 muertes infantiles adicionales por mes, de las que más del 50% se producirían en África subsahariana, según revela el informe El impacto de la covid-19 en la desnutrición infantil y la mortalidad relacionada con la nutrición, publicado en The Lancet

MÁS INFORMACIÓN

Los representantes de Unicef, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) han advertido que la pandemia está socavando la nutrición en todo el mundo, especialmente en los países de ingresos bajos y medios, siendo los niños pequeños los que sufren las peores consecuencias. Cada vez más niños y mujeres sufren desnutrición debido al deterioro de la calidad de sus dietas, la interrupción de los servicios de nutrición y el resto de consecuencias que ha tenido el impacto de la pandemia.

“Han pasado siete meses desde que se informó de los primeros casos de covid-19 y es cada vez más evidente que las repercusiones de la pandemia están perjudicando a los niños más que la enfermedad en sí”, ha asegurado la directora ejecutiva de Unicef, Henrietta Fore. 

La agencia para la infancia de la ONU calcula que unos 47 millones de niños sufrieron este problema en 2019, antes de la pandemia, y avisa de que si no hay acciones urgentes ese número podría acercarse a los 54 millones en 2020El 80% de estos menores de edad en peligro están en África subsahariana y Asia meridional. Más de la mitad, en el sur de Asia, según el análisis publicado en The Lancet. Unicef recuerda, además, que la emaciación no solo puede causar la muerte, sino que provoca deficiencias en su crecimiento, desarrollo y aprendizaje

Interrupción de las rutinas nutricionales por la pandemia

En Afganistán y Haití, el miedo al contagio y la falta de equipos de protección para los trabajadores sanitarios han llevado a una disminución estimada del 40% y del 73%, respectivamente, en las admisiones para tratar la emaciación severa en los niños. En Kenia, esas admisiones cayeron un 40%. Más de 250 millones de niños en todo el mundo no están recibiendo suplementos de vitamina A debido a la covid-19, denuncia Unicef.

Más de 250 millones de niños en todo el mundo no están recibiendo suplementos de vitamina A debido a la covid-19

“Las tasas de pobreza familiar y de inseguridad alimentaria han aumentado. Los servicios esenciales de nutrición y las cadenas de suministros han sufrido cortes. Los precios de los alimentos se han disparado. Como resultado, la calidad de la dieta de los niños ha empeorado y la tasa de desnutrición aumentará”, ha lamentado Fore

En este contexto, las agencias de la ONU han advertido de que este aumento estimado de la emaciación infantil es solo la punta del iceberg. Como consecuencia del empobrecimiento de la dieta y la interrupción de los servicios de nutrición, la covid-19 también agudizará otras formas de desnutrición en niños y mujeres, como el retraso en el crecimiento, el déficit de micronutrientes y el sobrepeso y la obesidad. Los datos de Unicef de los primeros meses de la pandemia apuntan a una reducción general del 30% en la cobertura de los servicios vitales de nutrición. En algunos países, la interrupción de estos servicios durante el confinamiento ha sido de entre el 75% y el 100%. 

Abdulrazaq Abdulsalam Alsha’abi, un bebé de dos meses que sufre desnutrición grave, es examinado en un hospital de Saná, Yemen, el pasado febrero.
Abdulrazaq Abdulsalam Alsha’abi, un bebé de dos meses que sufre desnutrición grave, es examinado en un hospital de Saná, Yemen, el pasado febrero. Alghabri UNICEF

“No podemos permitir que los niños sean las víctimas ignoradas de la pandemia”, ha expresado Fore. “Debemos pensar a corto y largo plazo, simultáneamente, de modo que no solo abordemos los desafíos planteados por la pandemia y sus impactos secundarios en los niños, sino que también tracemos un futuro más brillante para los niños y los jóvenes”. 

Puede seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirse aquí a nuestra newsletter.

Leave a Reply