El Atalanta viaja al pasado a base de goles

'Papu' Gómez celebra con el entrenador del Atalanta Gian Piero Gasperini (tercero por la izquierda) el gol de la victoria de los bergamascos ante el Parma.
‘Papu’ Gómez celebra con el entrenador del Atalanta Gian Piero Gasperini (tercero por la izquierda) el gol de la victoria de los bergamascos ante el Parma.MIGUEL MEDINA / AFP

Al Atalanta se le ha quedado pequeña la etiqueta de equipo revelación. El modesto club de Bérgamo, que sigue deslumbrando con un juego alegre y vistoso, ha ido esta temporada un paso más allá en su desmedida voracidad goleadora. Tras la victoria de este martes por 1-2 ante el Parma con goles de Malinovskyi y el Papu Gómez, ya son 98 las dianas anotadas en los 37 partidos que ha disputado hasta la fecha (2,6 goles por choque), lo que le convierte en el conjunto más goleador en una campaña de la Serie A desde 1952, cuando la Juventus marcó también 98. Y en su recámara aún guarda un cartucho —el partido que le enfrentará el próximo domingo al Inter de Milán en la última jornada— para superar la barrera de las 100 dianas, algo que no logra ningún equipo italiano desde que los turineses, el Inter y el Milan lo lograran un año antes, en 1951.

MÁS INFORMACIÓN

Gian Piero Gasperini, un clásico de los banquillos italianos, es el arquitecto de un equipo que hace gala de un juego sin complejos y descaradamente ofensivo desde su llegada en 2016. En el país del catenaccio, el revolucionario Atalanta sobresale por la agresividad y la efectividad con las que ha derribado todos los registros goleadores recientes. Una facilidad para anotar que ya asomó la temporada pasada, cuando finalizó la Liga como el conjunto más goleador con 77 dianas que le valieron para entrar en Champions League por primera vez en su centenaria historia, pero que este año ha terminado de explotar.

Hasta en cuatro ocasiones ha superado los seis tantos en un mismo partido y solo en uno se quedó sin ver puerta. Bajo la batuta del Papu Gómez, que a los 32 años atraviesa el mejor momento de su carrera y ha firmado siete dianas y 16 asistencias, el Atalanta se ha destapado como un grupo coral, en el que 15 jugadores —ningún italiano entre ellos— han visto puerta durante el año, aunque solo tres han marcado más de 10 goles: los colombianos Luis Muriel y Duván Zapata, ambos con 18 tantos, y el esloveno Josip Ilicic, autor de 15.

Goleada tras goleada, el equipo de Gasperini ha superado las 95 dianas que logró la Fiorentina en la temporada 1957-1958, y tiene a tiro la centena, barrera que solo se ha rebasado en ocho ocasiones en la historia de la Serie A, todas entre 1947 y el 1951. Imposible parece, sin embargo, alcanzar al mítico Torino, que en la temporada 1947-1948, un año antes del trágico accidente de avión que destruyó a un equipo legendario, estableció un registro que el paso del tiempo ha vuelto inalcanzable: 125 goles, aunque, eso sí, en 40 partidos en lugar de los 38 actuales. O los 117 que consiguió el Milan en la 1949-1950 gracias, en gran parte, a los 35 tantos que logró ese año el sueco Gunnar Nordahl, el máximo goleador de la historia de los rossoneri.

Más goles que el Madrid y el Liverpool

En la actualidad, solo dos transatlánticos como el Bayern de Múnich (100 goles) y el Manchester City (102), ambos con sus torneos finalizados, aguantan la comparación con el Atalanta en las grandes ligas europeas. Campeones como el Madrid (76), el Liverpool (85) o la propia Juventus, que en los nueve scudetti consecutivos que ha conquistado no ha pasado nunca de 80 dianas, miran desde lejos las cifras de los bergamascos, que ya han alcanzado su mejor puntuación (78) en Serie A.

“Hemos crecido mucho desde un punto de vista técnico este año, de lo contrario es imposible lograr todos estos objetivos y récords. Ya el año pasado fuimos el mejor ataque del campeonato, y este año hemos dado otro paso adelante”, reconocía Gasperini, cuyo equipo no conoce la derrota tras la vuelta del confinamiento, después de certificar la presencia de su equipo en Champions por segunda vez consecutiva, dejando fuera a grandes del fútbol italiano como el Milan, la Roma o el Nápoles.

Ahora, el Atalanta afronta el mayor reto de su historia. En dos semanas, Gasperini y los suyos se citarán con el PSG en Lisboa para disputar los cuartos de final de la Champions, a los que llegan tras abusar en octavos del Valencia, marcando ocho tantos en los 180 minutos de eliminatoria. “Nos estamos preparando para ese día. Y acabar el campeonato ganando sería la mejor manera de llegar”, avisa el técnico, que persigue acabar la Liga segundo, la que sería la mejor clasificación histórica de los de Bérgamo. Para ello, sus chicos deberán seguir haciendo lo que mejor saben, continuar perforando las redes rivales.

Leave a Reply