Los ocho gráficos que explican el golpe del coronavirus al empleo durante el confinamiento

La pandemia ha golpeado con dureza a la actividad económica. Y el mercado laboral se ha resentido como nunca. Incluso ha acusado el mazazo peor que en la anterior crisis financiera. Las medidas de confinamiento aprobadas por el Gobierno para tratar de contener el número de contagios por el coronavirus han supuesto un enorme impacto para el mercado laboral. Durante el segundo trimestre del año se ha destruido más de un millón de empleos y la ocupación baja hasta los 18,6 millones de puestos de trabajo en el peor trimestre de la serie histórica para el mercado laboral, según la encuesta de población activa (EPA) divulgada este martes por el INE. Estos son los gráficos que muestran la dentellada del coronavirus al empleo.

La mayor destrucción de empleo de la serie histórica. El segundo trimestre de 2020 deja un nuevo récord negativo en el mercado laboral: ha sido el periodo en el que se han destruido más puestos de trabajo de la estadística del INE. Durante el estado de alarma la ocupación disminuyó en más de un millón de personas, frente a los 771.000 puestos de trabajo destruido al comienzo de la anterior crisis financiera, tras la caída de Lehman Brothers.

Las grandes cifras. El mercado laboral español es muy sensible a los ciclos económicos. La crisis del coronavirus se refleja con evidencia en los datos. Baja con fuerza la ocupación hasta los 18,6 millones de trabajadores y sube el desempleo (ya son 3,368 millones de persona en busca de empleo). Y eso que gracias a los ERTE muchas de los trabajadores no se consideran en paro.

Repunte del paro. La tasa de desempleo sube, como ocurre en todas las crisis, pero menos de lo que se podría esperar. Hay dos motivos que explican este lento despegue del paro. Por un lado, los expedientes de suspensión temporal de empleo (ERTE) impulsados por el Gobierno han contribuido a suavizar el impacto de la crisis y por otro casi un millón de trabajadores se han dado de baja del mercado laboral.

La peor primavera desde 2012. El segundo trimestre de 2020 ha sido el peor desde la crisis del euro en 2012. La primavera suele ser una buena época para el mercado laboral porque las empresas, sobre todo del sector turístico, empiezan a contratar personal para afrontar la Semana Santa y la temporada de verano. Sin embargo, el pasado trimestre aumentó el desempleo como consecuencia de la crisis desatada por la covid-19.

Cataluña, la más afectada. Por comunidades autónomas, las Islas Baleares es la única comunidad en la que aumenta la ocupación este trimestre, en 9.200 personas. Todas las demás la ven caer, con Cataluña a la cabeza (-223.700), seguido por Andalucía (-198.100) y Comunidad de Madrid (-184.400). En términos relativos, las comunidades con mejor variación trimestral del empleo son Islas Baleares (+1,82%), Extremadura (-1,21%) y Región de Murcia (-2,43%). En términos de paro, las mayores variaciones negativas del segundo trimestre se localizan en Andalucía (-48.200), Castilla-La Mancha (-20.900) y Extremadura (-15.000). Por su parte, los mayores incrementos se producen en Cataluña (61.300 parados más), Comunidad de Madrid (54.500) y Comunidad Valenciana (42.500).

Afectados por ERTE. Los trabajadores afectados por expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) ascendieron a 3,4 millones de personas. El Gobierno impulsó está fórmula por la cual asume parte de los costes laborales de estos trabajadores para evitar que la crisis desembocará en un mayor número de despidos. El coste de estas medidas para las arcas públicas ascendió a más de 9.500 millones de euros durante el segundo trimestre.

Casi 1,2 millones de hogares con todos sus miembros en paro. Los hogares con todos sus miembros sin trabajo subieron en 74.900 en el segundo trimestre, un 7% más respecto al trimestre anterior, su mayor alza desde el primer trimestre de 2012. De esta forma, el número de hogares con todos sus miembros en situación de desempleo se situó en 1.148.800. En el último año, los hogares con todos sus miembros en paro se han incrementado en 156.000, con un avance en términos relativos del 15,7% respecto al segundo trimestre del año pasado, el más elevado desde el cuarto trimestre de 2012.

Casi uno de cada cuatro trabajadores es temporal. El número de asalariados baja este trimestre en 1.033.300: los que tienen contrato indefinido descienden en 361.400, mientras que los que tienen contrato temporal se reducen en 671.900. La tasa de temporalidad disminuye 2,66 puntos, hasta el 22,35%. En los 12 últimos meses el número de asalariados ha bajado en 1.161.400. El empleo indefinido lo ha hecho en 232.300 personas y el temporal en 929.100. Es normal que durante la crisis el primer ajuste laboral se produzca a costa de los temporales. La alta tasa de temporalidad es uno de los reproches constantes de Bruselas a España.

Leave a Reply