MásMóvil sigue creciendo en ingresos y clientes pese a la pandemia

Cartel de un distribuidor de MásMóvil.
Cartel de un distribuidor de MásMóvil.

El grupo MásMóvil ha vuelto a la rentabilidad. El cuarto operador ganó 1,5 millones de euros en el primer semestre del año, frente a las pérdidas de 34 millones del mismo periodo de 2019, entonces lastrado por la compra del bono convertible de Providence. Pero más allá de la cuenta de resultados, la compañía sigue imparable ganando clientes y aumentando ingresos trimestre a trimestre mientras sus rivales (Orange, Vodafone y Movistar) no hacen más que registrar caídas de facturación.

Pese a las restricciones comerciales impuestas con motivo de la crisis del coronavirus, que suspendió durante dos meses el procedimiento de la portabilidad que permite cambiar de compañía, los ingresos totales en el segundo trimestre crecieron un 10% hasta los 453 millones, mientras que en el semestre lo hicieron en un 13% hasta los 898 millones.

En el desempeño comercial de la primera mitad del año, captó 634.000 nuevos clientes de banda ancha fija y pospago móvil hasta alcanzar los 10,7 millones de clientes totales, un 29% más interanual. De ellos, más de 8,9 millones son de móvil (seis millones pertenecen al segmento de pospago, un 17% más que el año pasado) y más de 1,7 millones de banda ancha fija, un 39% más que el año anterior.

Incluso en pleno confinamiento, la operadora ganó 108.000 nuevas líneas netas de banda ancha en el segundo trimestre y los contratos de móvil se incrementaron en 153.000 nuevas conexiones.

Bonus para directivos

El grupo de telecomunicaciones que integra a marcas como MásMóvil, PepePhone y Yoigo, y que está en pleno proceso de opa por tres fondos (KKR, Cinven y Providence), registró un beneficio bruto operativo de 143 millones de euros, un 28% más. El beneficio neto ajustado del grupo se sitúa en 73 millones de euros, aunque el real es de solo de 1,5 millones. MásMóvil señala que este resultado está afectado por una serie de costes operativos y extraordinarios relacionados con la crisis sanitaria y la depreciación de activos, aunque el principal capítulo de estos extraordinarios es el coste de 46,9 millones del plan de incentivos del equipo directivo, que junto al coste fiscal se eleva a más de 50 millones.

En el lado negativo, la deuda se disparó desde los 1.655 millones de euros de finales de 2019 hasta los 2.294 millones a 30 de junio, en gran parte incrementada por la compra de Lyca Mobile España, que supuso un desembolso de 372 millones de euros.

La inversión del operador amarillo entre los pasados meses de enero a junio se situó en 185 millones, de los que 43 millones corresponden al desarrollo de red propia de fibra (FTTH) correspondiente a las más 400.000 unidades inmobiliarias instaladas este semestre.

Leave a Reply