Telefónica eleva a 2.706 millones la oferta por la brasileña Oi

Telefónica junto a sus socios TIM y Claro ha elevado su oferta para la adquisición del negocio móvil del grupo brasileño Oi, junto con TIM (Telecom Italia) y Claro (América Móvil), hasta los 16.500 millones de reales brasileños (2.706 millones de euros al cambio actual, según el comunicado remitido este martes a la Comisión Nacional de los Mercados y Valores (CNMV) por el operador español.

Aunque las compañías no hicieron público el importe de su anterior oferta, presentada el pasado 18 de julio, el precio mínimo para participar en la subasta por los activos de la brasileña fue fijado en 15.000 millones de reales, unos 2.435 millones de euros.

Ester movimiento se produce tras conocerse que la empresa brasileña de infraestructuras Highline do Brasil, propiedad del fondo estadounidense Colony Capital, presentó la pasada semana la mejor oferta económica por los activos móviles de Oi. Algar, la quinta operadora de país y propiedad de un fondo de Singapur, ha señalado que considera presentar su propia opción, aunque los medios locales barajan también que se pueda unir a la candidatura de Highline.

“La presentación de la oferta vinculante revisada reafirma el interés de la compañía en relación con la adquisición del negocio móvil del Grupo Oi, así como el interés en contribuir al continuo desarrollo de la telefonía móvil en el país, considerando la amplia experiencia que posee en el sector de las telecomunicaciones y el profundo conocimiento del mercado brasileño”, indica Telefónica en el hecho relevante presentado este martes tanto en la CNMV española como en la CVM brasileña.

Pero la compañía española tendrá que esperar. Y es que Oi, en situación de concurso de acreedores, ha firmado con Highline do Brasil un acuerdo de exclusividad hasta el 3 agosto, prorrogable si ambas partes así lo consideran, para negociar los documentos y anexos relacionados con la oferta.

La filial brasileña de Highline, adquirida en 2019 por el fondo Digital Colony, tiene grandes planes en Brasil. Tras adquirir los centros de datos Uol Diveo, se plantea también hacerse no solo con los activos móviles de Oi sino también con la red de de fibra de Oi (InfraCo) y con la unidad de torres de antenas, que también han salido a subasta. En caso de ganar la puja, Highline se convertiría en un operador neutral de red, y se evitaría el troceamiento de Oi, como pretenden Telefónica, TIM y Claro, que se repartirán los activos móviles por regiones.

Highline se asegura además la condición de primer licitador (startking horse), que le garantiza la posibilidad de tener la última palabra y de mejorar la oferta de Telefónica y sus socios. de ahí que la multinacional española en su comunicado a la CNMV señale que su propuesta está sujeta a “ciertas condiciones”, especialmente en relación a su selección como primer licitador, lo que les permitirá “garantizar el derecho de realizar una oferta más elevada que la mejor oferta entre las otras ofertas presentadas”.

El consorcio de la operadora española ofrece 2.706 millones de euros

Telefónica junto a sus socios TIM y Claro ha elevado su oferta para la adquisición del negocio móvil del grupo brasileño Oi, junto con TIM (Telecom Italia) y Claro (América Móvil), hasta los 16.500 millones de reales brasileños (2.706 millones de euros al cambio actual, según el comunicado remitido este martes a la CNMV por el operador español.

Aunque las compañías no hicieron público el importe de su anterior oferta, presentada el pasado 18 de julio, el precio mínimo para participar en la subasta por los activos de la brasileña fue fijado en 15.000 millones de reales, unos 2.435 millones de euros.

Ester movimiento se produce tras conocerse que la empresa brasileña de infraestructuras Highline do Brasil, propiedad del fondo estadounidense Colony Capital, presentó la pasada semana la mejor oferta económica por los activos móviles de Oi. Algar, la quinta operadora de país y propiedad de un fondo de Singapur, ha señalado que considera presentar su propia opción, aunque los medios locales barajan también que se pueda unir a la candidatura de Highline.

“La presentación de la oferta vinculante revisada reafirma el interés de la Compañía en relación con la adquisición del negocio móvil del Grupo Oi, así como el interés en contribuir al continuo desarrollo de la telefonía móvil en el país, considerando la amplia experiencia que posee en el sector de las telecomunicaciones y el profundo conocimiento del mercado brasileño”, indica Telefónica en el hecho relevante presentado este martes tanto en la CNMV española como en la CVM brasileña.

Pero la compañía española tendrá que esperar. Y es que Oi, en situación de concurso de acreedores, ha firmado con Highline do Brasil un acuerdo de exclusividad hasta el 3 agosto, prorrogable si ambas partes así lo consideran, para negociar los documentos y anexos relacionados con la oferta.

La filial brasileña de Highline, adquirida en 2019 por el fondo Digital Colony, tiene grandes planes en Brasil. Tras adquirir los centros de datos Uol Diveo, se plantea también hacerse no solo con los activos móviles de Oi sino también con su red de fibra (InfraCo) y con la unidad de torres de antenas, que también han salido a subasta. En caso de ganar la puja, Highline se convertiría en un operador neutral de red, y se evitaría el troceamiento de Oi, como pretenden Telefónica, TIM y Claro, que se repartirán los activos por regiones.

Highline se asegura además la condición de primer licitador (startking horse), que le garantiza la posibilidad de tener la última palabra y de mejorar la oferta de Telefónica y sus socios. de ahí que la multinacional española en su comunicado a la CNMV señale que su propuesta está sujeta a “ciertas condiciones”, especialmente en relación a su selección como primer licitador, lo que les permitirá “garantizar el derecho de realizar una oferta más elevada que la mejor oferta entre las otras ofertas presentadas”.

Leave a Reply