Un tribunal confirma el archivo de la causa contra los guardias civiles del ‘caso Tarajal’

Valla fronteriza de Ceuta, en la zona del Tarajal, el día de la muerte de 15 inmigrantes en 2014.
Valla fronteriza de Ceuta, en la zona del Tarajal, el día de la muerte de 15 inmigrantes en 2014.EFE

De la magnitud de la tragedia ocurrida en la noche del 6 de febrero de 2014 en la playa del Tarajal de Ceuta hablan los, al menos, 15 cadáveres de migrantes ahogados que el mar expulsó en los días sucesivos al suceso. Del recorrido judicial del caso dan buena cuenta un galimatías de pronunciamientos y recursos que ahora parecen llegar a su fin con la absolución de los 16 guardias civiles que estaban investigados por repeler la llegada a nado de los inmigrantes. Un auto de la Audiencia Provincial de Cádiz ha sobreseído el proceso al considerar que su actuación policial esa noche “se ajustó” a una finalidad meramente disuasoria para proteger la frontera.

La Sección 6 en Ceuta ha desestimado los recursos de apelación de las tres ONG que ejercían la acusación, tras un auto del Juzgado de Instrucción número 6 de esta ciudad autónoma del 29 de octubre de 2019 en el que se archivaba la causa. Con el actual fallo, contra el que solo cabe ya recurso de casación por infracción de ley, la Audiencia declara además el sobreseimiento libre de la causa por los delitos de homicidio imprudente, lesiones y denegación de auxilio por el que llevan años investigados los guardias civiles. La actuación de los agentes estaba en entredicho por haber intentado repeler con pelotas de goma la entrada a nado de unos 200 migrantes de origen subsahariano por la frontera entre Marruecos y Ceuta, a la altura de la playa del Tarajal.

El auto de la Audiencia del 27 de julio, al que ha tenido acceso EL PAÍS, llega a afirmar que existen pruebas de que “la actuación policial se ajustó a los principios básicos exigibles para estas intervenciones, con la utilización de medios de control de masas de forma adecuada y proporcional a las circunstancias del caso”. La finalidad de los agentes al usar material antidisturbios fue, según continúa el fallo, únicamente el de “disuadir” a los inmigrantes de su entrada y, posteriormente, canalizarlos hasta la playa.

Las ONG Asociación Coordinadora de Barrios para el Seguimiento de Menores y Jóvenes, La Asociación Obervatori de Drets Humans (DESC) y la Asociación Sociedad Humana consideraban que los agentes podrían haber incurrido en un posible delito de homicidio imprudente por tirar pelotas de goma y botes lacrimógenos contra los migrantes que se encontraban en el mar intentando entrar en Ceuta y después de que las fuerzas de seguridad marroquíes les repeliesen con palos y pedradas. Los tres magistrados de la Sección 6 consideran probado que los agentes españoles emplearon estos medios antidisturbios, pero aseguran que, en su uso, “no hay indicios de que se encaminara a menoscabar la integridad física de los nadadores”, sino que las pruebas señalan que lo hicieron “procurando impactar en el agua”.

La Audiencia llega a cargar con dureza contra la acusación al asegurar que “todo se pretende reducir por tanto a una prueba de presunciones que hace aguas por todas partes, que utiliza un único hecho indiciario apoyado en testigos de referencia o de dudosa credibilidad, e ignora el resto de indicios objetivados en grabaciones”. Y va más allá al considerar que la tragedia “estaba implícita en el procedimiento elegido por ellos [por los migrantes] para llevar a efecto el asalto, siendo aquella preexistente a la intervención de los guardias civiles, que en principio se limitaron, en cumplimiento de su deber, a intentar impedir que traspasaran la línea fronteriza con los medios que en esos momentos tenían a su alcance”.

La tragedia del Tarajal lleva años enmarañada judicialmente en un proceso en el que, con idas y venidas, se ha ido haciendo tan errático que hasta el auto de la Audiencia carga contra “la deficiente y desafortunada gestión de la denominada Nueva Oficina Judicial en la Ciudad de Ceuta”. Tanto la Fiscalía de esta ciudad como la Abogacía del Estado y la propia defensa de un capitán que figuraba como principal mando investigado ya plantearon recursos de apelación contra un auto anterior del 24 de septiembre de 2019 del Juzgado 6 de Ceuta en el que se procesaba a los agentes.

Con este sobreseimiento en un auto de más de 70 páginas, la causa complica su continuidad judicial. “Entendemos que se ha hecho justicia ya que queda demostrado que los agentes de Guardia Civil actuaron conforme a la legalidad vigente en funciones de impermeabilización de frontera”, han asegurado desde la Unión de Oficiales de la Guardia Civil, entidad que se ha encargado de la defensa jurídica del capitán. Por su parte, la Coordinadora de Barrios aún no ha precisado si recurrirán la sentencia, ya que aseguran no haber recibido aún la notificación del fallo.

Leave a Reply