La disidencia de Vox se une en un nuevo partido

Mayo de 2017. Rocío Monasterio toma el micrófono en la Asamblea Ordinaria de Vox en el madrileño teatro de La Latina. “Una mujer singular: Carmen Gomis. Le queremos agradecer su esfuerzo por sacarnos en los medios”. En ese momento, la formación de ultraderecha no tenía representación en las instituciones y Gomis, que era secretaria provincial y vicesecretaria de Comunicación en Alicante, recibía una mención honorífica por conseguir espacios para el partido en la prensa. Tres años después, lidera la escisión de un centenar de descontentos con la dirección ultra que ha creado una nueva formación: TúPatria.

La desbandada se da en medio de una complicada situación para Vox en cuanto a su organización territorial. Gran parte de sus comités provinciales han sido sustituidos por gestoras. Centenares de militantes se han hecho a un lado. En Murcia, por ejemplo, dimitió en bloque la dirección ejecutiva el pasado de noviembre, solo unos días después de que la formación lograra colocarse como la fuerza más votada el 10-N con el 28% de los votos. En este escenario, Gomis decidió emprender el proyecto. “Muchos llegamos ilusionados desde los inicios de Vox. Y poco a poco esa ilusión se fue perdiendo”, cuenta tras recordar su salida en 2019 después de que el partido decidiera cerrar su sede en Benidorm. El 5 de marzo, junto con otros cinco exdirigentes, firmó el acta notarial de constitución del partido. La puesta de largo tuvo que esperar al fin del estado de alarma.

El partido fue presentado el lunes en un hotel de Madrid. El jardín lucía un modesto escenario con tres sillas y, a la derecha, una bandera de España con un lazo negro. En la escenografía se leía: “Tu libertad, tu futuro, nuestro compromiso”. Los asientos para los presentes, que no superaron la veintena, venían acompañados de un abanico rojigualdo. Gomis, con un traje sastre rojo, comenzó el acto de presentación del partido y delineó los principios de la nueva formación: “Defendemos la Monarquía parlamentaria. Pedimos la ilegalización de los partidos separatistas. Estamos a favor de la vida. Al hombre se le discrimina…”. La lectura recuerda irremediablemente a los postulados de Vox.

La formación, según sus dirigentes, se define como liberal conservadora. Al ser preguntados por las diferencias ideológicas con el partido de Abascal, los militantes batallan en hacer esos matices. Pero, cuentan, la discrepancia más marcada es la del manejo de la formación. José Carlos Rúa, quien fuera presidente del partido ultra en León entre 2014 y 2016 —y que emprendió la huida con varios centenares de afiliados hace un año tras criticar la cercanía con la Fundación Francisco Franco— trata de recalcar esa distinción: “Nosotros trabajamos de abajo hacia arriba. No se hará todo desde Madrid”. Rúa fue protagonista en 2019 en una grabación desvelada por la cadena SER en donde el entonces dirigente de Vox en la provincia Carlos Portomeñe aseguraba que la fundación había aportado fondos al partido.

El trato a los medios es completamente distinto a Vox. “Que se siga preservando la libertad de expresión”, acentuó Gomis en la primera parte de su discurso. Esta actitud se repite entre los distintos miembros presentes en el acto. “Vetar medios es antidemocrático, podré no estar de acuerdo con un periódico pero nunca le impediría la entrada”, cuenta un simpatizante de Jaén con gafas de pasta gruesa y camisa. Desde noviembre de 2019, el partido de extrema derecha tiene vetada la entrada a, entre otros, a todos los medios de Grupo PRISA, editor de EL PAÍS.

En la Ejecutiva Nacional, presentada el pasado lunes, hay ocho excargos de Vox de un total de 12 miembros. Todos se han sentido “decepcionados” con el rumbo de la formación ultra. En su mayoría, se trata de personas que trabajaron en direcciones provinciales. Pero hay otros que tuvieron presencia en la dirección nacional como Carlos García, que fue vicesecretario de Organización en 2017 y cuyo jefe inmediato era Javier Ortega Smith, y Pedro Gómez, responsable de Seguridad. García, que ahora se encarga de la secretaría de Organización de TúPatria, cuenta que actualmente hay 100 personas dentro del partido y que desde el lunes se han abierto las afiliaciones. La financiación, por el momento, será privada: a través de cuotas mensuales que van de los dos a los diez euros.

TúPatria no tiene ningún vínculo con VoxHabla, la corriente crítica liderada por el médico canario Carmelo González, que el pasado marzo intentó, infructuosamente, disputar la reelección de Santiago Abascal al frente de la formación.

Leave a Reply