Un protocolo inviable en las categorías base

Varios padres observan desde la banda un partido infantil, en un campo de Parla (Madrid). Alfredo Di Stefano en Parla Foto: Víctor Sainz
Varios padres observan desde la banda un partido infantil, en un campo de Parla (Madrid). Alfredo Di Stefano en Parla Foto: Víctor SainzVICTOR SAINZ / �

Aunque aún no hay fechas para el inicio de las mayoría de competiciones del fútbol aficionado, muchos equipos tienen previsto el regreso a los entrenamientos en las dos primeras semanas de agosto. A partir de la segunda quincena, cuando comience la apertura de inscripción de licencias, el volumen de clubes que comiencen la actividad aumentará considerablemente. Este retorno de clubes de barrio, de pueblo, o escuelas de fútbol repartidas por toda la geografía española, tanto en modalidad masculina como femenina, tiene en vilo a la Asociación Española de Médicos de Equipos de Fútbol (AEMEF). Ante la multiplicación de los brotes de la covid-19 por todo el territorio español, la duda más recurrente a la que se enfrentan en la AEMEF es: ¿Qué hacemos?, ¿qué protocolo seguimos?, ¿cómo ponemos a entrenar a grupos de niños y niñas en este contexto de rebrotes sin poder someterles a las pruebas de detección del coronavirus?

La aplicación de los protocolos del fútbol profesional es inviable económicamente para la gran mayoría del fútbol regional absoluto y el de base. Esto ya llevó a la suspensión de la mayoría de los campeonatos correspondientes a la temporada 19-20. Ante esta tesitura, los médicos de AEMEF demandan una respuesta en forma de norma de las instituciones deportivas que les sirva de guía. “No se trata de torpedear, se trata de buscar una solución ante un problema real que se nos viene encima ya”, reclaman los galenos de la AEMEF.

Este periódico se ha puesto en contacto tanto con el Consejo Superior de Deportes (CSD) como con la Federación Española de Fútbol para trasladarles la problemática. “Las competencias están transferidas a las comunidades autónomas”, responden desde el CSD. “Nuestras competiciones aún no tienen fecha de inicio y las autónomicas o regionales dependerán de lo que digan las autoridades sanitarias de cada comunidad. Lo nuestro está controlado. Si hay un equipo de pueblo o de barrio que quiere empezar a entrenarse deberá consultar a su comunidad o las autoridades de su municipio si pueden hacerlo”, dicen en la Federación.

“Lo normal es que en Aragón las competiciones regionales absolutas comiencen a mediados de septiembre. El fútbol base, más o menos, en octubre. La actividad de los entrenamientos está prevista a partir del 15 de agosto, cuando con las licencias Pero todo depende de la evolución de la pandemia”, dice Óscar Fle, presidente de la territorial aragonesa. Otras territoriales se plantean no comenzar el fútbol base hasta enero de 2021.

“Nosotros hicimos un campus de niños, pero tuvimos que suspenderlo en cuanto empezaron los rebrotes”, cuenta Pedro Menéndez, presidente del Lealtad, asturiano, hasta hace una semana. Los campus y sobre todo las escuelas de fútbol son una de las mayores fuentes de ingresos de muchos clubes. Las cuotas que pagan los niños sufragan en muchos casos gran parte de los presupuestos de los clubes “Hay equipos que necesitan empezar a cobrar esas cuotas porque dependen de ellas para mantener su estructura, por ello mucho empiezan en agosto o septiembre a más tardar”, detalla Menéndez.

La parálisis amenaza al fútbol regional absoluto y de base. Incluso muchos clubes profesionales aún no tienen claro cuándo citar a sus juveniles o infantiles. “Estamos fijando aún la fecha de vuelta”, dicen en el Atlético de Madrid. Clubes como el Athletic de Bilbao o el Valencia sí han elaborado protocolos para el regreso de sus categorías inferiores. Son una excepción para ese fútbol que llena los campos sábados y domingos de futbolistas amateurs adultos o de niños y niñas que no dispondrán de los medios para sentirse seguros contra la covid-19 sobre los terrenos de juego.

Leave a Reply