Cepsa pierde 841 millones hasta junio por la depreciación del crudo

Refinería La Rábida de Cepsa en Palos de la Frontera (Huelva).
Refinería La Rábida de Cepsa en Palos de la Frontera (Huelva). / Europa Press

Cepsa ha sufrido unas pérdidas durante el primer semestre de 2020 de 841 millones de euros, frente a las ganancias de 273 millones obtenidas en el mismo periodo de 2019. El resultado se debe principalmente a la fuerte disminución de los precios del crudo causada por la covid-19, que ha impactado en la valoración de los inventarios de la compañía en 464 millones. Además, Cepsa revisó sus previsiones de precios a largo plazo, lo que provocó un deterioro sin impacto en caja de los activos de Exploración y Producción por valor de 331 millones.

La compañía registró un resultado bruto de explotación ajustado (ebitda) de 633 millones, un 37% menos que un año antes, debido principalmente al impacto de la pandemia en los mercados y en la demanda. Eso afectó a los negocios de Exploración y Producción, de Refino y de Marketing, especialmente durante el segundo trimestre del año. El golpe se amortiguó por el sólido comportamiento del negocio de Química y el plan de ahorro de costes. El flujo de caja del primer semestre de 2020 fue de 439 millones, un 46% menos que en los primeros seis meses de 2019, aunque la compañía energética destaca que las cuatro líneas de negocio generaron un flujo de caja positivo durante el período.

En respuesta a la coyuntura económica y sanitaria, la compañía ha lanzado un Plan de Contingencia compuesto por varias iniciativas destinadas a proteger la generación de caja, con una expectativa de ahorro inicial que ascendía a los 310 millones. Posteriormente, dichos ahorros se revisaron al alza hasta alcanzar los 500 millones, que incluyen 120 millones de ahorro de costes y 380 millones de reducción de inversiones. Hasta junio, se han capturado ya 275 millones en ahorros. Además, la compañía asegura que seguirá optimizando su capital circulante.

Cespa estima que su balance general sigue siendo robusto, con un volumen de liquidez de 4.500 millones, que cubre 4,5 años de vencimientos de deuda. Durante el primer semestre del año, la compañía extendió el vencimiento medio de su deuda accediendo a los mercados de deuda mediante dos emisiones de 500 millones de euros, las cuales fueron ampliamente suscritas. Adicionalmente, en el segundo trimestre de 2020, las tres principales agencias de calificación crediticia confirmaron sus notas de grado de inversión.

La energética ha recordado que en junio estrenó un nuevo modelo de organización con el que está redefiniendo su estrategia para afrontar los desafíos de la transición energética. Para ello ha creado una nueva área transversal de ESG (por las siglas en inglés de Environmental, Social and Governance), enfocada a asuntos medioambientales, sociales y de gobierno corporativo.

Leave a Reply