El BBVA pierde 1.157 millones por el saneamiento contable en EEUU y las provisiones por la pandemia

El BBVA perdió 1.157 millones de euros durante el primer semestre del año tras encajar un impacto de 2.084 millones por el ajuste contable en el fondo de comercio de Estados Unidos y por las provisiones efectuadas ante potenciales deterioros por la crisis de la covid-19, que en el segundo trimestre ascendieron a 644 millones.

Como sucedió el miércoles con el Santander, el BBVA también ajustó el valor de una filial, en este caso la de Estados Unidos, y realizó un cargo de 2.084 millones, anunciado en abril pasado. El motivo fue “el impacto negativo” en su valoración “por la actualización del escenario macroeconómico afectado por la pandemia. Este impacto no afecta ni al patrimonio neto tangible, ni al capital, ni a la liquidez del Grupo BBVA.”, explica la entidad en una nota.

Sin contabilizar el ajuste en la filial estadounidense, el banco presidido por Carlos Torres se anotaría un beneficio de 928 millones, lo que supone una caída del 62% en la comparativa interanual por las dotaciones extraordinarias efectuadas por la pandemia, según el banco. En el segundo trimestre su beneficio ascendió a 636 millones, cifra que supera en un 118% la del primer trimestre si se aísla el efecto Estados Unidos, pero que también cae un 49,5% interanual tras incorporar las dotaciones por valor de 644 millones realizadas por la covid-19.

En cuanto a la evolución del negocio, la cartera bruta de créditos aumentó un 1,5% con respecto a la de junio del pasado año. Mientras, los depósitos de clientes crecieron un 4,7% a tipos corrientes. Con las medidas excepcionales de los gobiernos, el BBVA ha concedido cuatro millones de moratorias, lo que supone el 9% de la cartera y ha prestado 20.000 millones a través de líneas de crédito

Sin dividendo en 2020

A diferencia de lo anunciado este miércoles por el Santander, que dijo querer repartir dividendo contra los resultados de este ejercicio pese a presentar pérdidas contables de 10.800 millones, el BBVA recuerda que el Banco Central Europeo, “recomendó que, al menos hasta el 1 de octubre de 2020, las entidades de crédito se abstengan de repartir dividendos. Consecuentemente, el Consejo de Administración de BBVA ha acordado modificar, para el ejercicio 2020, la política de retribución al accionista del Grupo que fue anunciada el 1 de febrero de 2017, determinando no realizar ningún pago de dividendos a cargo del ejercicio 2020 hasta que las incertidumbres causadas por COVID-19 desaparezcan y, en todo caso, nunca antes de la finalización del ejercicio”.

“En este entorno sin precedentes, continuamos generando un sólido resultado antes de provisiones. Afrontamos esta crisis desde una posición de fortaleza, gracias a la solidez de nuestros ingresos, nuestro modelo de negocio diversificado y nuestras capacidades digitales. Asimismo, destaca la fuerte generación de capital en el trimestre”, aseguró Onur Genç, consejero delegado de BBVA, en la nota de prensa.

El banco también destaca que la ratio de capital CET1 fully loaded, el de más calidad, se situó en el 11,22% a 30 de junio de 2020, aunque supone una caída desde el 11,74% que registró en el cierre de 2019. El control de los gastos de explotación ha permitido mejorar la ratio de eficiencia, que mide lo que gasta la entidad por cada 100 euros que ingresa, ya que ha pasado desde el 48,7 de diciembre de 2019 al 45,8 en junio de 2020, mientras que la tasa de morosidad se mantuvo estable en el 3,7%.

Leave a Reply