Gestamp ajustará su plantilla tras perder 120 millones hasta junio

Francisco J. Riberas, presidente de Gestamp.
Francisco J. Riberas, presidente de Gestamp.EFE

Gestamp, fabricante de componentes de automóviles, cerró el primer semestre con los peores resultados de su historia. Las pérdidas fueron de 120 millones frente a 100 millones de beneficios del mismo periodo del año anterior. En consecuencia, el grupo acometerá un plan de transformación que contempla ajustes de plantilla en Europa Occidental y América. La crisis provocada por la covid-19 ha provocado una caída muy significativa en la producción de vehículos ligeros. De hecho, la actividad en las plantas de la empresa ha sido prácticamente inexistente ante el derrumbe del mercado en los últimos meses.

Durante este periodo, Gestamp ha ingresado unos 3.045 millones y obtenido un resultado bruto de explotación de 216 millones de euros, respectivamente. La situación ha llevado al grupo que preside Francisco Riberas a diseñar un plan que incluye un ajuste de la plantilla en Europa Occidental y América para adaptarse a menores volúmenes, una racionalización y consolidación de la presencia en Reino Unido con los cierres de plantas anunciados y la reducción de los gastos de mano de obra en Alemania.

Según Riberas, “la empresa reacciona ante la disminución de ingresos y hemos podido demostrar nuestra flexibilidad y resistencia. Gestamp ha mantenido siempre una tendencia de alto crecimiento en las ventas acompañando a un mercado automovilístico en expansión. El escenario actual es diferente y necesitamos adaptar nuestra estructura de costes y consolidar nuestras operaciones tras un período de elevada inversión y crecimiento. Somos un jugador de largo plazo”.

Gestamp, presente en 23 países, tiene 112 plantas de producción, 13 centro de investigación y desarrollo y casi 43.000 empleados. De raíz vasca, es una multinacional especializada en el diseño, desarrollo y fabricación de componentes metálicos de alta ingeniería para los principales fabricantes de vehículos. Sus productos cubren las áreas de carrocería, chasis y mecanismos.  

El plan de transformación tiene como objetivo aumentar la eficiencia del grupo absorbiendo la caída de las ventas y mejorando significativamente el margen en 2022. Para ello, la empresa pretende gastar unos 103 millones, de los 90 millones serán de caja. La empresa prevé que los volúmenes de mercado de automóviles de 2019 no volverán a recuperarse hasta 2024.

Leave a Reply