Josu Ternera sale de la prisión francesa donde estaba encarceldo

La abogada Laure Heinich, en su vehículo en el que ha salido este jueves el histórico dirigente etarra José Antonio Urrutikoetxea, "Josu Ternera", de la cárcel parisina de la Santé, donde estaba detenido desde mayo de 2019.
La abogada Laure Heinich, en su vehículo en el que ha salido este jueves el histórico dirigente etarra José Antonio Urrutikoetxea, “Josu Ternera”, de la cárcel parisina de la Santé, donde estaba detenido desde mayo de 2019.Fernando Pérez / EFE

José Antonio Urrutikoetxea, Josu Ternera, ya no está en prisión. El exjefe de ETA ha abandonado en la mañana del miércoles la cárcel parisina de la Santé donde permanecía detenido desde su arresto en mayo del año pasado en los Alpes franceses, tras 17 años en la clandestinidad. A partir de ahora, aguardará los procesos que tiene pendientes —dos juicios en Francia y tres demandas españolas para juzgarlo también ante la Audiencia Nacional— en un piso en el centro de la capital francesa, donde está sometido a vigilancia telemática mediante una pulsera electrónica.

Urrutikoetxea abandonó la prisión a las 10.38 de la mañana, agazapado dentro del coche de una de sus abogados, Laure Heinich, que había llegado minutos antes en el recinto penitenciario. A las puertas de la cárcel lo esperaban sus dos hijos mayores, varios amigos y media docena de jóvenes simpatizantes abertzales que, en cuanto se abrió la puerta de la prisión para que saliera el vehículo, abrieron unos paraguas para intentar evitar que las cámaras ahí apostadas registraran el momento. El grupo se marchó en cuanto el coche de la abogada desapareció en el tráfico parisino. Los jóvenes sin embargo estaban poco después de nuevo delante del piso en el céntrico distrito 3 de París que le ha cedido a Urrutikoetxea una investigadora de la prestigiosa Escuela Nacional Superior de París, la institución que forma a la élite investigadora de Francia, para que pase su arresto domiciliario.

La libertad vigilada que aprobó el tribunal de Apelaciones de París el miércoles tiene, en principio, vigor por seis meses, aunque la presidenta de la sala no especificó qué pasará después. Sí precisó las condiciones en que Josu Ternera recupera parcialmente su libertad: deberá permanecer el máximo tiempo posible dentro de la vivienda, podrá salir en un horario de día restringido —dos horas en la mañana y cinco en la tarde de lunes a viernes, un máximo de seis horas en fin de semana— pero principalmente para acudir al médico. De hecho, los problemas de salud que tiene el histórico etarra, de 69 años, unidos a la amenaza del coronavirus han sido el motivo de su cambio de régimen. El exjefe de ETA también podrá preparar “en libertad”, como dijo su hijo Egoitz la víspera y repitió este jueves, sus futuros procesos, el primero de los cuales, en Francia, está fijado para octubre. Además, podrá en septiembre retomar sus estudios. Según sus abogados, Urrutikoetxea se ha inscrito en tercero de Historia en la Universidad de la Sorbona.

Leave a Reply