Los municipios dejan en el aire el plan de Hacienda sobre sus ahorros

Amenaza de cisma en el municipalismo. La junta de gobierno de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) votará este viernes la última propuesta del Ministerio de Hacienda que permitiría a las entidades locales gastar una parte de sus ahorros para paliar los estragos de la pandemia. Hay cerca de 14.000 millones de euros en juego. El último documento del departamento que dirige María Jesús Montero no gusta al PP, IU, Cs y JxCat y —salvo un volantazo inesperado de última hora— romperá por primera vez el consenso histórico entre los representantes de los Ayuntamientos.

La propuesta, entregada en la tarde del miércoles, permite al Ejecutivo central quedarse con la totalidad de los remanentes para devolverlo en una década. A cambio, las localidades podrán gastar 5.000 millones en dos tramos entre 2020 y 2021. “Es un chantaje”, recriminan distintas fuentes que se oponen al documento. El presidente del organismo, el alcalde socialista de Vigo, Abel Caballero, criticó el jueves en una rueda de prensa que “a algunos no les guste” la “mayor concesión” a los Ayuntamientos “en la historia de la democracia”.

Nada en las últimas 72 horas ha sido normal en el seno de la FEMP. La posibilidad de que la junta de gobierno —máximo órgano de la institución— tire por tierra la propuesta del Ejecutivo hizo que la dirección hiciese hasta lo imposible para ganar tiempo. El organismo demoró en varias ocasiones la discusión del documento en las últimas semanas. El aplazamiento más rocambolesco fue la del miércoles: la votación de este viernes se debió celebrar ayer. Sin embargo, Caballero, tras recibir las críticas del resto de los grupos y darse cuenta de que el rechazo iba a ser inminente, decidió cambiar la fecha dos horas y media después de haber lanzado la convocatoria original.

La crucial votación depende de un solo voto: hasta las 22.00 del jueves, el PSOE no contaba con los números a su favor. La junta de gobierno está integrada por 25 miembros (12 del PSOE, 10 del PP y uno de Cs, Podemos-IU y Junts). Hacienda necesita del visto bueno de la FEMP para llevar el documento al Consejo de Ministros del próximo martes. Pero los representantes de Cs (el alcalde de Granada, Luis Salvador) y de Junts (la regidora del municipio barcelonés de Canyelles, Rosa Huguet) aseguraron a este diario que su voto será negativo. Izquierda Unida, cuyo único integrante es el primer edil de Rivas Vaciamadrid, Pedro del Cura, confirmó su negativa en un comunicado.

Hacienda no se mueve de su posición. Fuentes del ministerio aseguraron que mantienen la propuesta del miércoles. “No hay alternativa”, dijo el martes la ministra, que ha introducido mínimas variaciones en el último plan: el Gobierno de Pedro Sánchez se compromete con las entidades locales a ampliar sus competencias a lo largo de la legislatura. Un infructuoso guiño al representante de IU.

Las discrepancias giran en torno a qué hacer con los ahorros. Una ley promovida por el Ejecutivo de Mariano Rajoy impide a las entidades locales utilizar sus remanentes. Para solucionarlo, el Gobierno propone que los municipios le entreguen el 100% de sus ahorros como un préstamo. La Administración General del Estado devolvería una tercera parte de ese dinero entre 2020 y 2021. Y el resto en 10 años a partir de 2022. Este desembolso se limitaría a áreas como movilidad sostenible, agenda urbana y cultura, algo que no agrada a la mayoría de partidos.

El PP pide un fondo no reembolsable similar al que el Ejecutivo de Pedro Sánchez comenzó a entregar hace unos días a las comunidades autónomas. Pase lo que pase en la votación de este viernes, el consenso histórico en la FEMP ya ha quedado en entredicho.

Leave a Reply