Orange España reduce ingresos un 4,6% en el primer semestre por la pandemia y la guerra comercial

Orange España sufrió en sus cuentas del primer semestre los efectos de la pandemia del coronavirus que agudizaron la batalla del mercado low cost en los servicios de telecomunicaciones, donde la operadora casi no está presente. Consecuentemente, se aceleró la pérdida de clientes a manos de sus rivales, y registró un descenso e ingresos y rentabilidad, acelerado por las promociones comerciales que se han producido tras el fin del confinamiento.

La filial de la operadora francesa registró unos ingresos totales de 2.503 millones de euros de enero a junio de 2020, lo que representa un 4,6% menos que en el mismo periodo del año anterior. El descenso solo en el segundo trimestre fue del 6,8% hasta los 1.216 millones. La caída de facturación fue generalizada en todos los segmentos minoristas, destacando el desplome de la venta de terminales (-17%) y los servicios móviles (-11,5%). Los ingresos por telefonía fija cayeron un 6,1% y los de los paquetes convergentes (-2,8%), los paquetes con fibra, móvil y televisión.

En contraste, los ingresos mayoristas, es decir los que obtiene por alquilar sus redes a otros competidores como MásMóvil o Euskaltel, aumentaron un 7,6% hasta los 449 millones de euros, y ya representan el 18% del total del grupo en España. El beneficio bruto operativo (Ebitda) fue de 728 millones de euros, con un descenso del 7,5% y el margen de Ebitda descendió 0,9 puntos hasta el 29,1.

La compañía ha admitido la deriva del mercado español hacia el bajo coste y, una vez más, ha prometido que lanzará “soluciones competitivas y adaptadas a todo tipo de necesidades y clientes”, una solución que lleva demorando desde hace dos años, y que le está haciendo perder clientes trimestre a trimestre a manos de competidores como MásMóvil. Parece que esta vez va en serio. De hecho, quiere combinar un nuevo porfolio de Love, la marca de alto valor de Orange, con nuevas tarifas combinadas para el segmento medio de Jazztel, y reforzar la convergencia de bajo coste -donde ya contaba con la oferta de Amena- con el lanzamiento de nuevas propuestas comerciales a través de la marca República Móvil, y próximamente también con Simyo.

A 30 de junio de 2020, la filial de Orange en España cuenta con 19,83 millones de clientes, de los que 15,8 millones son de servicios móviles (-3,2% menos que hace un año) y 3,97 millones de banda ancha fija (-3,4%). En cuanto a Orange TV, la plataforma de Orange alcanza los 672.000 abonados a cierre del semestre, un 1,2% más.

Leave a Reply