Queman la autocaravana del exlíder de Ciudadanos en Málaga, Juan Cassá

“Llevo tres meses recibiendo amenazas y coacciones, pero hoy han traspasado la barrera de lo tolerable. No podemos permitir estos actos mafiosos”. Así amanecía la cuenta de Twitter de Juan Cassá, concejal del Ayuntamiento de Málaga que denunciaba con un vídeo que durante la madrugada unos vándalos habían quemado la autocaravana con la que se va de vacaciones familiares y que tenía aparcada frente a su casa. “Estos actos de barbarie no pueden tener lugar en Málaga”, subrayaba el edil, envuelto en una larga polémica desde que decidiera dejar el pasado mes de mayo el partido que lideraba en la capital malagueña, Ciudadanos. Ahora es concejal no adscrito -también diputado no adscrito en la Diputación Provincial- y sigue mostrando al alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre (PP) el mismo apoyo que le ofrecía desde la formación naranja para gobernar. “Reitero mi apoyo”, sentenciaba también en redes sociales.

Sobre las seis de la mañana, los servicios de emergencia recibieron la llamada de varios vecinos alertando de fuego en un vehículo. Las llamas acabaron con la autocaravana en pocos minutos y cuando los efectivos del Real Cuerpo de Bomberos de Málaga pudieron apagarlas, estaba totalmente calcinada. Agentes de la Policía Local también acudieron a la llamada. Cassá denunciará los hechos ante la Policía Nacional, según él mismo ha informado. Las formaciones municipales, el presidente de la Diputación Provincial de Málaga, Francisco Salado o el secretario general del partido socialista en Málaga, José Luis Ruiz Espejo han criticado lo ocurrido, entre otros muchos cargos políticos de Adelante Málaga y Podemos. También Juan Marín, vicepresidente de la Junta de Andalucía, consejero de Turismo y antiguo compañero en Ciudadanos han criticado lo ocurrido. “La intolerancia, las amenazas y las coacciones nunca son justificables”, ha dicho Marín.

El suceso ha dado el pistoletazo de salida a una jornada negra para el exlíder de Ciudadanos en Málaga. El PSOE en el consistorio malagueño había anunciado la presentación de una moción ante el pleno municipal que se celebraba esta mañana para declarar al concejal y diputado como tránsfuga y, acto seguido, elevar esta decisión a la comisión del Pacto Antitransfuguismo. Por primera vez en la ciudad, el grupo socialista ha unido fuerzas con Adelante Málaga y Ciudadanos, que con sus apoyos han aprobado la propuesta, rechazada por el Partido Popular, que se ha quedado en minoría. Otra moción también proponía que Cassá dejara de cobrar por 500 euros por asistir a los plenos y 250 por las comisiones y pasar a cobrar solo 50 por participar en estos órganos, ya que ahora tiene dedicación exclusiva en la Diputación -donde ejerce como portavoz y responsable de Relaciones Institucionales desde el pasado mes de junio- que ha contado con los mismos votos a favor y en contra que la anterior.

El propio concejal y diputado no adscrito ha tomado la palabra, tras semanas de silencio, para negar que su sueldo sea de 93.000 euros como denuncia la oposición. “Se ha dicho que robo, que soy un chantajista y lo que gano son 30 euros más al mes”, ha explicado Cassá, visiblemente enfadado. “Me da igual el politiqueo. No me voy a doblegar. Voy a seguir apoyando a este equipo de gobierno y me da igual las barbaridades que se digan de mí”, ha concluido, mostrando de nuevo su apoyo a De la Torre como alcalde, lo que deja cada vez más claro que no quiere formar parte de una posible moción de censura junto a la izquierda.

Leave a Reply