Un incendio descontrolado arrasa más de 1.000 hectáreas en la provincia de Ourense

Como cada verano, la provincia de Ourense vuelve a sufrir el azote de los incendios. Un fuego iniciado a mediodía del miércoles e incontrolado este jueves tras arrasar ya más de 1.000 hectáreas avanza, azuzado por el viento que ha acabado abriendo dos frentes, por la parroquia de San Millán, en el municipio de Cualedro. A última hora de la tarde de ayer las llamas comenzaron a campar a sus anchas por entre algunas viviendas que tuvieron que ser desalojadas y acabaron alcanzando a las localidades de Medeiros y A Madalena, regresando al origen de otro foco, en el municipio vecino de Monterrei, en donde el fin de semana las llamas habían asolado ya 730 hectáreas.

La voracidad de las llamas alertó a los bomberos portugueses que se desplazaron hasta la localidad ourensana para tratar de evitar que las llamas cruzasen hasta el país vecino. Bomberos de Verín, brigadistas, Guardia Civil y vecinos se sumaron a las labores de extinción intentando proteger enseres y vehículos.

El intenso calor y el esfuerzo en la tarea por reducir las llamas han provocado que uno de los bomberos forestales de la brigada de Laza que lucha contra las llamas haya sido evacuado en ambulancia a un centro hospitalario. La Xunta ha decretado el nivel 2 de alerta.

Tras haber pasado la madrugada en vela, los vecinos asisten a otra jornada de riesgo. La Aemet (Asociación Española de Meteorología) alerta de que la jornada de este jueves será de riesgo extremo de incendios en Ourense.

Leave a Reply