Reto 2018, aromas de campo y roble

Una muestra de la exitosa renovación vinícola española es la incorporación de variedades destinadas habitualmente a servir de compañeras de reparto de grandes vinos. Ese es el caso de la blanca albillo, amplia familia de uvas que incluye la albilla de Manchuela, una de las antiguas de la zona vinícola conquense, y hoy en riesgo de extinción. Como todos los miembros de este varietal, solo muestra sus virtudes en ecosistemas de zonas altas, donde supera sus debilidades —como son la mediana acidez y la excesiva tendencia al dulzor—, resaltando su carga glicérica e intensidad aromática. A su vez, el oportuno uso de la madera otorga a los vinos el necesario plus de complejidad.

Bajo estos parámetros, el enólogo, viticultor y bodeguero Juan Antonio Ponce ha creado este blanco sobresaliente. A partir de cepas con más de 50 años de seis parcelas, con sus mejores uvas, una parte fermentadas en barricas de 600 litros de roble francés usado, donde permanece ocho meses, y otra en cubas de 4.500 litros. Sorprende su expresividad aromática, conformada por el contrapunto entre las cálidas notas de fruta blanca, el frescor cítrico, los tonos de hierbas de campo, el recuerdo floral y la leve presencia especiada del roble. Muy sabroso, el amargo regusto final matiza la dulcedumbre, y el año en botella termina de perfilar el paisaje.

Reto 2018

  • Bodega: Bodegas y Viñedos Ponce. La Virgen, 34. Iniesta (Cuenca)
  • Teléfono: 677 43 45 23 y 956 79 60 46
  • Web: bodegascollado.com
  • DO: Manchuela 
  • Tipo: blanco crianza, 12,5%
  • Cepas: albilla de Manchuela
  • Precio: 13 euro
  • Puntuación: 9,3

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Leave a Reply