La ola de calor termina este sábado con hasta 44 grados en el valle del Guadalquivir

Último día de la primera ola de calor del verano. La masa de aire africano que ha contribuido a disparar los termómetros se va retirando y este sábado comienza un alivio que permitirá a la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) levantar el aviso por ola de calor el domingo, como estaba previsto, lo que no quiere decir que no siga haciendo calor. Lo hará, pero no tanto. “El lunes continuará la bajada a temperaturas más normales para la época, salvo en el tercio norte, donde el ambiente será más bien fresco. En el resto del país hará calor, pero más llevadero”, resume Rubén del Campo, portavoz de Aemet. Pero este sábado aún queda por delante un día de mucho calor, con hasta 43 y 44 asfixiantes grados en puntos de la campiña cordobesa y sevillana.

El descenso de las temperaturas es evidente este sábado en el tercio norte, por donde ha empezado a entrar aire atlántico más fresco, pero en la Comunidad Valenciana y Murcia aún suben un poco más. Los cielos estarán nubosos y lloverá débilmente en el área cantábrica, donde el ambiente será suave. Sin embargo, seguirá haciendo mucho calor en la cuenca del Ebro, Levante, Baleares y en el centro y sur de la Península. En gran parte de estas zonas no se bajará de 38/40ºC, cota que se superará ampliamente en puntos del valle del Guadalquivir como Écija (Sevilla) y Montoro (Córdoba), donde se pueden llegar a plantar en los 44ºC, advierte el meteorólogo.

También hará un calor sofocante en el extremo sur de Andalucía, sobre todo en Málaga, debido al viento Terral, así como en el interior de la Comunidad Valenciana y de Murcia, donde se superarían los 42ºC. Estas previsiones se traducen en un mapa de avisos en el que el naranja, el segundo nivel de una escala de tres, seguirá afectando a zonas de Andalucía, Baleares, Castilla-La Mancha, Cataluña, Madrid, Murcia y Comunidad Valenciana. En amarillo, el nivel más bajo del sistema de Meteoalerta, se quedan Aragón, Castilla y León y Extremadura.

El domingo, el descenso térmico continuará y se notará sobre todo en el noreste, área mediterránea peninsular y Baleares. Pero seguirá el calor en puntos del este, centro y sur de la Península y en Baleares. Un día más se superará la barrera de los 40ºC en el Guadalquivir, sur de Andalucía y Castilla-La Mancha. Los avisos naranja se reducen a zonas de estas dos comunidades, mientras que siguen en amarillo Cataluña, Madrid, Murcia, Comunidad Valenciana y Melilla.

Habrá poca agua en el panorama del fin de semana. “Las lluvias quedan acotadas al extremo norte, con lloviznas en el Cantábrico, aunque por la tarde se formarán nubes de evolución diurna en las zonas montañosas, que darán lugar a tormentas, en general dispersas y más probables en los entornos de los Pirineos, del sistema Ibérico y de las sierras del sureste peninsular“.

La semana próxima arrancará con más descensos en las temperaturas. El lunes la bajada se extenderá a buena parte del país salvo en el Cantábrico, donde subirán un poco los termómetros. “En la mitad norte y en Baleares habrá muy pocas zonas en las que se superen los 32ºC”, indica el meteorólogo. Este respiro no alcanza al centro y al sur peninsular, donde seguirán por encima de los 35ºC. El martes será el día menos caluroso, pero todavía se esperan entre 36ºC y 38ºC en Extremadura y menos de 40ºC en el valle del Guadalquivir.

Pero la alegría no durará mucho. Del Campo anuncia que a partir del martes “es probable que se inicie una nueva, progresiva y generalizada escalada en los termómetros”, de modo que para la segunda parte de la semana se espera un nuevo episodio “muy cálido”, que durará al menos hasta el viernes, aunque las temperaturas podrían seguir subiendo durante el fin de semana. En el trío del calor, los valles del Tajo, Guadiana y Guadalquivir, volverán a superarse los 40ºC el miércoles, y el jueves se sumarían buena parte de la mitad sur y puntos del norte.

¿Llegará la segunda ola de calor del verano tan solo dos días después de la primera? De momento, la intensidad y la extensión del episodio parece clara, pero falta por saber si acompañará la duración, el tercer requisito para poder hablar de una nueva ola de calor. La predicción mensual de agosto, avanza el experto, “apunta a una continuación de julio”, es decir, con temperaturas por encima de lo normal en toda España y seco.

En cuanto a las lluvias, la semana que viene siguen acotadas en el extremo norte peninsular y norte de las islas Canarias más montañosas y no van a ser muy abundantes. También serán probables hasta el miércoles las tormentas en zonas de montaña y sus proximidades, especialmente en el norte y el este.

Leave a Reply