Niños y lectura: los álbumes ilustrados son para el verano

Como las bicicletas, los buenos libros y las buenas lecturas tienen cabida durante todo el año, pero nunca se disfrutan tanto como en la paz y la calma de los días infinitos de las vacaciones de verano. Durante los meses de julio y agosto en las pequeñas manos de niños y niñas no pueden faltar los libros. Tampoco en las maletas que preparamos para nuestras escapadas, porque al final no hay mayor viaje que el que nos ofrece las páginas de un libro. En El País hemos seleccionado diez novedades del sector editorial infantil para pequeños lectores (álbumes ilustrados y cómics) que seguro que brindarán a padres e hijos momentos veraniegos para el recuerdo.



Olivia Diluvio (Fun Readers):

El inconfundible estilo del ilustrador madrileño José Fragoso, que dota a sus reconocibles personajes de una expresividad fascinante a partir de lo que asemeja (solo en apariencia) un trazo fácil, es una garantía de diversión y de entretenimiento. Olivia Diluvio, su último álbum ilustrado, es una nueva prueba de ello. Lo es por su personaje principal, Olivia, que amanece con el pie torcido por los nervios que le provoca la función escolar; lo es por los personajes secundarios que van apareciendo en sus páginas; y lo es, sobre todo, por esa metáfora que Fragoso plasma sobre el papel con la meteorología y los estados de ánimo como protagonistas. Y es que todos tenemos días nublados que amenazan tormenta aunque al final, como decía la canción de Bongo Botrako, “todos los días sale el sol, chipirón”. Una delicia.



Gucho y César: allá donde crece la pimienta (Fulgencio Pimentel):

La escritora Krystyna Boglar y el ilustrador Bohdan Butenko son considerados los padres del cómic infantil en Polonia. Publicaron las primeras aventuras de Gucho y César, sus inolvidables personajes, en 1968. Entonces ambos contaban 37 años. La editorial Fulgencio Pimentel empezó a editarlos en España en 2018, justo un año antes de que tanto Boglar como Butenko falleciesen a los 88 años. Hay vidas que transcurren de la mano. Gucho y César: allá donde crece la pimientaes la segunda entrega de este clásico del cómic que ha pasado de generación en generación en Polonia y que los niños españoles tienen ahora la oportunidad de disfrutar. Diversión y humor a raudales con dos personajes que haríamos bien en importar a nuestro imaginario literario colectivo.



La Jaula (Andana):

Publicado originalmente en Argentina, Andana Editorial edita ahora en España La Jaula, un cuento escrito por el uruguayo afincado en Vic (Barcelona) Germán Machado e ilustrado por la bonaerense Cecilia Rivera que nos pone ante una situación muy común: la del niño o niña que desea a toda costa un pájaro o un hámster, como es el caso, para tener como mascota encerrado en una jaula. La historia, extraordinariamente narrada, es un alegato por la libertad de los animales y una invitación a padres e hijos para que reflexionen sobre un objeto tan normalizado como una jaula. Quizás ahora, tras pasar dos meses encerrados por la pandemia de coronavirus en nuestras casas, empecemos a ver las jaulas de otra manera. No en vano, en estos meses de encierro, todos, en algún momento, nos hemos sentido prisioneros en las jaulas que han sido nuestros hogares.



Atticus, el chico difícil (Impedimenta):

Las inconfundibles y preciadas ilustraciones de Júlia Sardà, una de las ilustradoras españolas más cotizadas internacionalmente, son el complemento perfecto para el fabuloso cuento escrito por Michael Sussman en Atticus, el chico difícil, un álbum maravilloso, cargado de un humor negro que recuerda a Jon Klassen y una historia que evoca a un clásico de Maurice Sendak como Miguel, un cuento muy moral. Todo es una delicia en Atticus. Especialmente su crítica sibilina a los padres y madres de hoy, que muchas veces vemos a nuestros hijos como etiquetas y nos pasamos la vida buscando en manuales de crianza la solución a supuestos problemas que, la mayoría de las veces, no son tales.



Un trébol para Julieta (Bookolia):

No hay nada más difícil en la vida que aceptarse a uno mismo y a sus “defectos”. Especialmente los defectos físicos que nos observamos, siempre exigentes con nosotros mismos y preocupados por la imagen y la percepción que tendrán de nosotros los demás. En este tema profundiza con imaginación y lirismo Paula Merlán en Un trébol para Julieta, la historia de una niña que siente vergüenza por exponer en público su pie, marcado por una cicatriz en la que sus amigos, que también conviven con sus propios complejos, ven un bello trébol de cuatro hojas. Mar Azabal ilustra con delicadeza este álbum que es un canto a la amistad y a la aceptación de uno mismo.



Monstruo Azul (Apila Ediciones):

La exitosa serie de Olga de Dios iniciada con el súper ventas Monstruo Rosa tiene nuevo título. Tras Pájaro amarillo y Rana de tres ojos llega a las librerías Monstruo Azul, otro cuento que nos vuelve a acercar la estética inconfundible de la colección para contarnos la historia de uno de los personajes que recibió a Monstruo Rosa en el primer título de la serie. Con Monstruo Azul Olga de Dios vuelve a demostrar su capacidad para alumbrar historias que, sin renunciar a la belleza estética, trasladan a niños y niñas un nítido mensaje sobre la importancia de pensar en las consecuencias que tienen nuestros actos en nuestro entorno y sobre la necesidad de conversar y escuchar. Que falta nos hace.



Llama destruye el mundo (La casita roja):

La pareja (creativa y sentimental) formada por los norteamericanos Jonathan Stutzman y Heather Fox firmaron en 2019 con Llama destruye el mundo su primer álbum ilustrado a cuatro manos, que ahora la editorial La Casita Roja edita en España por primera vez. Su original historia, su apuesta por el humor absurdo y el gancho de su personaje principal, una llama que desata con sus pequeños errores algo parecido al fin del mundo, son su billete hacia el triunfo en el mundo LIJ. La prueba es que en EEUU ya han publicado la segunda entrega de las aventuras de este personaje, Llama unleashes the Alpacalypse (Llama desata el apocalipsis). La Casita Roja tiene en su catálogo un nuevo éxito.



Una cena monstruosa (Flamboyant):

Más de 20.000 lectores en Francia acreditan el éxito de Una cena monstruosa, un libro escrito e ilustrado por dos sabadellenses, Meritxell Martí y Xavier Salomó, que ahora publica Flamboyant en España. Humor a raudales en un restaurante de alta cocina muy peculiar, casi tanto como su chef y los comensales, que sirve de escenario para rendir un merecido y muy particular homenaje a todos esos personajes monstruosos que pueblan desde tiempos inmemoriales la literatura infantil y han quitado y quitan el sueño a niños y niñas de todas las generaciones.



Fox + Chick: un paseo en barca y otras historias (Liana editorial):

 Con la primera entrega de Fox+Chick, La fiesta y otras historias, Sergio Ruzzier acumuló premios y reconocimientos, entre ellos el prestigioso Theodor Seuss Geisel Award 2019. Con la segunda entrega, Un paseo en barca y otras historias(ambas publicadas en España por Liana Editorial), volvió a encandilar a crítica y público y fue elegido entre los mejores libros de 2019 por el School Library Journal y la Chicago Public Library. No es de extrañar, porque cuando se dice que el cómic es una extraordinaria herramienta de iniciación a la lectura, uno piensa inevitablemente en un ideal de cómic que Ruzzier cumple a rajatabla con estos dos personajes entrañables que son Fox y Chick, tan diferentes pero tan amigos (¿Quién dijo que solo podemos ser amigos de quienes son igual que nosotros?); y con esas historias cargadas de sencillez, ternura y humor que viven juntos. Una auténtica delicia.



Un oso a contrarreloj (Maeva Young):

El escritor Jean Luc Fromental y la ilustradora Joëlle Jolivet han firmado seis títulos juntos, y eso es algo que se nota en las páginas de Un oso a contrarreloj. Hacen parecer fácil lo que es muy difícil: unir texto e imagen cuando cada una de esas partes ha sido creada por unas manos diferentes. Su último álbum ilustrado, publicado en España por Maeva Young, podría pasar por un libro más para enseñar a los niños y niñas a leer las horas, pero por suerte es mucho más. Un oso a contrarreloj encierra en su interior una historia divertidísima, unas ilustraciones espectaculares y unas reflexiones bellas y profundas sobre el paso del tiempo, ese bien del que siempre, pero sobre todo en determinados momentos de la vida, nos parece tener poco.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Leave a Reply