El Madrid se pierde en Europa sin Ramos

Sergio Ramos, en el entrenamiento de este lunes en Valdebebas.
Sergio Ramos, en el entrenamiento de este lunes en Valdebebas.real madrid

El Real Madrid ganó el pasado diciembre el intrascendente duelo de liguilla en Brujas (1-3). Hasta ahí llegan las buenas noticias en el equipo blanco cuando no ha contado con Sergio Ramos en Champions en los dos últimos años. Sin el capitán, ha perdido cinco de los seis partidos en este periodo en la máxima competición continental, alguno de ellos de forma muy aparatosa. Ajax, Juventus, PSG y hasta un outsider como el CSKA castigaron a los de Chamartín en ausencia del central.

Un inquietante dato de la historia reciente que amenaza las aspiraciones del conjunto de Zinedine Zidane este viernes en el Etihad, donde deberá hacer, además, algo que nunca ha conseguido en su fértil trayectoria de casi siete décadas más allá de sus fronteras: remontar a domicilio en la Copa de Europa un resultado en contra (perdió 1-2 ante el City en casa). Un doble ochomil.

Hace un año y medio, a una hora de la vuelta de octavos contra el Ajax en el Bernabéu, Ramos y un amigo hacían cuentas de camino al estadio. “Piensa que pasas este partido y estás a cinco de ser campeón de Europa”. A lo que el defensa le advirtió: “Nuevamente. El nuevamente es importante”, según captó el documental que le estaba grabando en esos momentos Amazon. El sevillano no estaba convocado porque en la ida en Ámsterdam había forzado la amarilla pensando que, con el 1-2 que estaba rascando en Holanda, la tarea estaba hecha y convenía llegar limpio de tarjetas a cuartos, una ronda que ya daba por hecha.

La maniobra fue fatal porque luego en la zona mixta se delató él mismo, la UEFA lo sancionó con dos partidos y, 20 días después, vio desde su palco cómo la efervescencia del Ajax se tragaba a un cuadro merengue (1-4) que estaba consumando su semana trágica: eliminado de Copa por el Barça, derrotado por los azulgrana en Liga y expulsado de la Champions. “No me jodas, esto es increíble”, se lamentaba desde la grada mientras iban cayendo los goles de los tulipanes, según recogió el documental antes de que la grabación se interrumpiera con 0-3. A la vista de los hechos, no era día para elucubrar sobre cuánto quedaba para levantar “nuevamente” la orejona.

[embedded content]

El segundo encuentro lo cumplió en el debut este año en Europa, en París, donde un PSG B, sin Neymar, Mbappé ni Cavani, se comió 3-0 a un Madrid que tenía de centrales a Varane y Militão. El colapso fue general, con un once que ahora parece del Mesolítico, con James y Bale de partida. La tunda zarandeó a Zidane, que empezó a escuchar el nombre de Mourinho, aunque el francés, cuatro días después, respondió con la misma alineación en el Pizjuán, salvo una novedad: Ramos por Militão.

[embedded content]

Las estadísticas de Sergio Ramos y el Madrid en la última década son curiosas porque, teniendo en cuenta todas las competiciones desde la 2010/11, el equipo gana más partidos sin el central (75,8%) que con él (67,6%). Una diferencia sensible y llamativa que, sin embargo, se invierte en la Champions: 68,5% de duelos vencidos con el capitán de titular frente a los 65,4% que logra sin él. Con una merma importante en el número de goles encajados: 0,9 si el cuatro se encuentra en el campo y 1,3 si está fuera. La Copa de Europa define a los blancos y, a tenor de las cifras y las sensaciones, resulta inevitable pensar que el equipo tiende a caer en un sentimiento de orfandad cuando el defensa falta en su competición bandera, donde minimiza los riesgos, más exhibe su liderazgo y golpea en el área rival.

El episodio del Ajax recuerda mucho al de la Juventus en 2018, aunque, en ese caso, el penalti del siglo de Benatia sobre Lucas Vázquez, convertido en el 98 por Ronaldo, evitó un volteo histórico. A Ramos le sacaron en Turín la amarilla número 222 en el Madrid (se convirtió en el más tarjeteado del club) y se perdió la vuelta. Con 0-3 en Italia y Cristiano marcando de chilena, la noticia la interpretó el protagonista como una buena señal para así llegar limpio a las semifinales. “Viendo el resultado, quizás sea mejor. No está mal mal”, afirmó entonces.

[embedded content]

El destino, sin embargo, le tenía preparado otro thriller. Esa noche llegó a la Castellana sonriente, luciendo sombrero, y la terminó temblando en la boca del túnel de vestuarios cuando la Juve se puso 0-3, con dos goles en el juego aéreo, ante la pareja de centrales Varane-Vallejo (fue el debut del español en Champions). Y este amago de drama blanco remite a otro en 2015, también sin Ramos y con Ancelotti en la banda, cuando el 0-2 en la ida de octavos ante el Schalke a punto estuvo de ser engullido por los alemanes (3-4) en un estadio madridista que acudió de recreo y concluyó con un ataque de ansiedad.

Lopetegui tuvo un paso breve por la Castellana, pero no se libró de su dosis de derrotas sin el capitán en la Liga de Campeones. Lo dejó en casa descansando -”sus isquios se lo agradecerán”, dijo- en el segundo choque de la fase de grupos, en Moscú contra el CSKA, y esa fue la primera (1-0) de tres derrotas seguidas (las dos siguientes con el capitán), que le empezaron a condenar por más que Ramos apareciera públicamente en su defensa. Y dos meses después, el sucesor del vasco, Santiago Solari, antes de sufrir al Ajax, se aventuró en diciembre en casa a darle descanso ante el CSKA en un once muy experimental, con Javi Sánchez y Vallejo en el centro de la zaga, aprovechando que ya era líder de grupo. El ensayo resultó fatal: 0-3. Una preocupante sucesión de antecedentes inmediatos que complican aún más las cosas para el Madrid en Mánchester.

[embedded content]

Las últimas derrotas en Europa sin el ‘cuatro’ blanco

Juventus, 17-18 (1-3). Vuelta de los cuartos tras ganar 0-3 en Turín. Le sustituye Vallejo. Un penalti en el 98 transformado por Ronaldo salva al Madrid.

CSKA, 18-19 (1-0 y 0-3). Doble derrota en la liguilla. La segunda no tuvo consecuencias en la tabla porque era líder matemático. Nacho juega en Moscú y la pareja Javi Sánchez-Vallejo lo hace en el Bernabéu.

Ajax, 18-19 (1-4). Vuelta de los octavos. Nacho juega en su lugar. Los holandeses remontan el 1-2 de los blancos en Ámsterdam.

PSG, 19-20 (3-0). Debut en la liguilla. Militão, en su lugar.

Leave a Reply