La reina Sofía seguirá viviendo en La Zarzuela tras la marcha de Juan Carlos I

La decisión de Juan Carlos I de abandonar La Zarzuela y trasladarse fuera de España para evitar que las informaciones sobre las investigaciones abiertas por sus cuentas en el extranjero dañen a la Monarquía no va a suponer ningún cambio en la situación de la reina Sofía. Así lo confirman a este diario fuentes cercanas a la Casa del Rey, quienes aseguran que la reina emérita mantendrá su residencia en el palacio de la Zarzuela y continuará con sus actividades institucionales así como con las labores de la fundación que lleva su nombre. La madre de Felipe VI, que se encuentra de vacaciones en el palacio de Marivent, en Palma, queda al margen de los presuntos negocios en los que pudo participar su esposo.

En todo momento, doña Sofía ha contado con el respaldo de su hijo, que desde su llegada al trono hace ya seis años siempre ha dejado claro su deseo de que siga participando en algunas de las actividades de la Casa del Rey y en las fundaciones en las que ella tiene interés. El pasado 16 de julio, la reina Sofía se dejaba ver trabajando en su despacho en La Zarzuela, donde había presidido una reunión de la Fundación Reina Sofía. Una imagen que se producía en medio de la polémica de las cuentas privadas en Suiza del rey emérito y que buscaban poner algo de calma en la familia real.

Desde que comenzaron a publicarse las informaciones sobre el dinero que presuntamente recibió Juan Carlos I a modo de comisiones y sobre el que la Fiscalía estudia si existen indicios suficientes para abrir una causa contra él, no había casi noticias de los reyes eméritos. Don Juan Carlos y doña Sofía llevan distanciados en el plano sentimental desde hace varios años, si bien han mantenido su residencia en La Zarzuela usaban habitaciones separadas.

Antes de la retirada pública del rey Juan Carlos hace un año, doña Sofía protagonizó algunos actos con él. Entre estos encuentros, hubo algunos eventos con amigos, como cuando acudieron a la boda del tenista Rafael Nadal en Mallorca en octubre de 2019 o a su academia en la isla unos meses antes. Durante 2020, solo se la vio con Juan Carlos I a comienzos de año en el entierro y el funeral de la hermana mayor del rey emérito, la infanta Pilar de Borbón, y en el de la viuda del que fue primer presidente de las Cortes tras la reinstauración de la Monarquía, Torcuato Fernández-Miranda.

Desde la abdicación de Juan Carlos I, el papel de doña Sofía se ha visto menguado, aunque además de sus actividades como parte de la familia real ha seguido mostrando su lado más solidario, apoyando iniciativas como la del combate contra los residuos plásticos en el mar.

Doña Sofía se ha mostrado muy profesional siempre que los asuntos personales de su esposo han sido objeto de polémica. Lo demostró en 2012, por ejemplo, cuando don Juan Carlos sufrió el accidente de Botsuana mientras cazaba elefantes y tuvo que regresar de urgencia a España para ser operado. La reina emérita se encontraba entonces con sus hermanos en Grecia y volvió a Madrid. Fueron estancias cortas y tensas pero posó de manera oficial ante la prensa intentando dar normalidad a lo que no lo era.

Leave a Reply