Los municipios aprueban divididos y por la mínima el plan de Hacienda para utilizar sus ahorros

Hay acuerdo. La junta de gobierno de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) ha aprobado este lunes el último borrador de Hacienda para poder utilizar los ahorros de los Ayuntamientos para la lucha contra los efectos de la pandemia de coronavirus. Tras cuatro aplazamientos de la votación y cuatro versiones del documento, la FEMP ha admitido finalmente el proyecto del departamento de María Jesús Montero. A pesar de esto, los alcaldes lo avalaron por la mínima, gracias a la abstención de Izquierda Unida —una decisión que tomó la noche del domingo— y al voto de desempate del propio presidente del organismo, el socialista Abel Caballero. PP, Cs y JuntsxCat mantuvieron el no. En el texto, que se elevará al Consejo de Ministros, el Gobierno ofrece a los municipios un fondo de 5.000 millones, además de devolverles sus remanentes al 100% en un plazo de diez años para que puedan paliar los efectos económicos de la pandemia.

Las negociaciones no pararon el fin de semana. El voto crucial siempre estuvo en los socios minoritarios del Gobierno de coalición: el grupo municipalista IU-Unidas Podemos-Comuns. Su representante, el alcalde de Izquierda Unida de Rivas-Vaciamadrid, Pedro del Cura, mantuvo los contactos con el Ministerio. Pese a que su formación considera que hay “una mejora sustancial”, las concesiones de Montero no fueron suficientes como para dar el ‘sí‘ al texto. Del Cura aún echa en falta, por ejemplo, mecanismos para ayudar a las entidades con problemas de liquidez. Sin embargo, en esta ocasión se inclinó por la abstención al entender que “todavía pueden introducirse esos cambios en la vía parlamentaria”. El regidor madrileño adelanta que su partido empujará desde el Congreso para que se termine por perfeccionar el proyecto antes de ser aprobado definitivamente. “Con lo que respecta a nosotros [el grupo municipal], damos por terminadas las negociaciones”, señaló el alcalde.

Un ejemplo claro de lo poco habitual que ha sido este proceso es que el viernes Abel Caballero prometió que el nuevo proyecto sería entregado a los alcaldes durante la mañana de ese día. Pero no fue hasta la tarde del domingo cuando llegó a las manos de los regidores. Varios portavoces de la junta de gobierno admitieron su “asombro” e “incredulidad” ante esta situación. Al ser preguntadas al respecto, fuentes de Hacienda aseguran desconocer la razón del retraso. Jorge Azcón, alcalde popular de Zaragoza y portavoz del PP en el órgano de la FEMP, critica las formas del Ministerio: “Han pretendido que votásemos un texto que se entregó a menos de 24 horas de la reunión”.

El documento es prácticamente el mismo que se presentó el viernes y que, ante la falta de apoyos, obligó a la FEMP a mover la fecha de la votación por enésima vez. En este nuevo borrador, Hacienda cambia el enredado mecanismo para poder utilizar los ahorros de los municipios —los Ayuntamientos no los pueden utilizar por una ley de 2012 y una reforma en la Constitución—. Anteriormente, el Gobierno había propuesto que los municipios le diesen, a manera de préstamo, sus remanentes para luego devolverles un tercio entre 2020 y 2021. Y completar la devolución en diez años a partir de 2022. En la nueva propuesta, sin embargo, el Ejecutivo se compromete a devolver el 100% de los remanentes en una década y, además, entregará 5.000 millones a fondo perdido a los Ayuntamientos como un plus.

Otro punto clave en el documento es el compromiso del Ejecutivo de Pedro Sánchez de aprobar durante la legislatura una reforma en el sistema de financiación de los municipios. Además, en el borrador se contempla que las entidades locales participen en el reparto del fondo europeo aprobado en Bruselas, del que España recibirá un total de 140.000 millones. Todo lo anterior ha sido visto como un punto positivo por parte de los grupos en la FEMP.

El grueso del rechazo, que aún roza el 50% de la junta de gobierno a pesar de que el proyecto saliera adelante, está en los municipios sin ahorros. De acuerdo con fuentes de la Federación, se trata de al menos unas 300 localidades. El plan de Hacienda no toma en cuenta a estos Ayuntamientos, ya que solamente vincula en el fondo de los 5.000 millones a las entidades locales que hayan aportado esos recursos a Hacienda. Para intentar darles una solución, el Gobierno incluye un apartado donde se les permite pedir préstamos a las Diputaciones Provinciales. Algo que para grupos como PP y Cs es visto como “inadmisible”. Esta crítica también es compartida por IU, que introdujo una resolución para crear un grupo de trabajo dentro de la FEMP que busque una salida para estas localidades.

Leave a Reply