Los Pirineos se convierten en telas de la mano de Serge Castella

De pequeño, al anticuario e interiorista francés Serge Castella le gustaba tanto esquiar en Canigou, un monte de los Pirineos, que ahora le ha dedicado su segunda colección para la firma madrileña de telas y papeles decorativos Gancedo. “Se inspira en ese universo, pero no hay tintes de nostalgia”. Lo cuenta él por teléfono: “La he diseñado de modo que pueda caber en cualquier contexto fuera de lo rural”.

decoracion casa de montaña
Castella y un cojín con textil Deer. Pertenece a la colección Canigou, de Gancedo

Y caber, cabe. Porque Canigou –el homenaje llega hasta el título de la colección– abarca patrones varios como el Leaves, con ilustraciones de hojas autóctonas sobre una base de lino. El Deer, que le añade al mismo tejido cabecitas de ciervo en relieve de terciopelo. O el Ciprés, lleno de mandorlas similares a las de una jarra histórica de los sesenta, estampadas en tres tonos.

Los trampantojos tienen su hueco aparte, o bien recreando la madera en terciopelo –el caso de Wood– o el cuarzo en raso de algodón –Quartz– o reeditando un modelo que Castella trazó con guiños a una fibra vegetal –Esparto– en su colaboración inicial con Gancedo. También hay tejidos de lino lavado a la piedra o cercanos a la lana en esta colección que domestica el paisaje pirenaico y que el francés imaginó un día antes de presentársela a Gancedo.

“Siempre me paso muchos meses armando ideas, formas y acabados en mi cabeza”, concreta Castella. “Y cuando ya está todo amueblado, el resto solo es cuestión de unas horas”. Las buenas ideas suceden rápido.

Leave a Reply