El ABC de las tecnologías financieras

Somos testigos de cómo la industria de los servicios financieros atraviesa por una de las etapas de transformación más profundas que se ha visto. Y la explicación más sencilla de lo que viene podría ser esta: a través de la tecnología, la banca dejará de ser un sitio físico al que los clientes VAN para convertirse en algo que los clientes HACEN estén donde estén.

Pero vayamos por el principio. En los últimos años han aparecido un sinfín de empresas tecnológicas con propuestas de valor disruptivas dentro del entorno de los servicios bancarios, las llamadas Fintech. Mientras tanto, los bancos también han invertido una gran cantidad de recursos por llevar sus productos al mundo digital y optimizarlos.

De la unión de estas dos vertientes surge un nuevo modelo de atención denominado Banca como Servicio (BaaS, por sus siglas en inglés).

“BaaS es un ejemplo de innovación y simplicidad para el usuario y es un ejemplo del trabajo en equipo. Básicamente se trata de que las instituciones con licencia bancaria (que pueden operar servicios financieros) brindan las condiciones necesarias para que ecosistemas con los que el usuario suele interactuar, más que con un banco, puedan ofrecer mayores productos y servicios en la misma plataforma que el usuario disfruta utilizar”, explica Fernando Boza, director de Operaciones de Banco Sabadell. 

El nacimiento de una nueva y mejor banca

De manera muy coloquial podemos decir que los productos BaaS son los bebés de los bancos y las Fintech. ¿Pero qué son en la práctica estos servicios y qué tienen que ver con el consumidor?

El mayor interés y los beneficios más palpables de las soluciones BaaS para los clientes, por ahora, están en productos digitales simples, como las cuentas bancarias, tarjetas de débito y créditos de consumo. En cuanto a servicios, los más demandados son todos los relacionados con el mundo de los pagos: transferencias, pago de servicios y CODI, la tecnología de pagos electrónicos que diseñó Banco de México (Banxico), entre otros.

Estas nuevas soluciones tecnológicas de la banca se orientan 100% hacia la conveniencia del cliente y en generar una novedosa experiencia de uso para éste.

El ABC de las tecnologías financieras

“La gran propuesta de valor del sector se basa en gran medida en su capacidad para decir ‘sí’ donde las finanzas tradicionales dirían ‘no’”, sintetiza Fernando Boza.

Eso son los productos BaaS: herramientas financieras digitales que permiten a las personas contratar préstamos, solicitar tarjetas de crédito y abrir cuentas de cheques como nunca antes, cubriendo así la necesidad de bancarización de una sociedad como la nuestra, donde el 90% usa efectivo (cifra que podría disminuir a raíz del confinamiento) y el 70% aún no tiene una cuenta en un banco (pero sí un smartphone).

Para el COO de Banco Sabadell, “Volver la banca accesible para la mayoría con estas innovaciones creará nuevas y mejores oportunidades para los usuarios, así como crecimiento y prosperidad para el país”.

Un mundo (financiero) los vigila

Para quienes es mejor “Dinero en la mano, que un cien volando”, la banca digital podría resultar un terreno lleno de dudas, entre ellas: ¿Quién regula los servicios BaaS que ofrecen los bancos? ¿Quién se hace responsable si hay algún problema con mi dinero o con mis datos?

Ante esa incertidumbre, es importante aclarar que la banca electrónica así como todas sus innovaciones digitales son tan vigiladas como las instituciones financieras tradicionales. Estas son validadas con el mismo nivel de rigor e incluso su reglamentación va más allá. 

En México, el Gobierno de la República, a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, Banxico y otras autoridades financieras, han trabajado en el desarrollo, consolidación e implementación de la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera (#LeyFintech), que tiene la finalidad de incrementar el nivel de inclusión financiera en todo el país, promover la competencia y la innovación, además de dotar de certidumbre jurídica a los participantes del sector.

“Las entidades financieras llevamos años invirtiendo recursos para que los usuarios digitales puedan operar con los más altos estándares de seguridad y de esta forma garantizar que sus transacciones en línea sean tan confiables como las que pudieran realizar a través de una sucursal”, confirma el directivo de Banco Sabadell.

Gracias a tecnologías de protección como la inteligencia artificial, big data y blockchain, los usuarios pueden contar con que su información y dinero están siempre protegidos.

¿Adiós a los bancos de ladrillo?

No a corto o mediano plazo, pero la contingencia que hoy vivimos nos ha demostrado que no tenemos que ir a la oficina para cumplir con nuestras labores diarias, o que no debemos ir a una tienda para comprar.

“Lo mismo pasa con el sector bancario, la tecnología ha puesto en la palma de nuestras manos herramientas que cumplen con nuestras necesidades financieras sin la necesidad de tener que acudir a una sucursal”, finaliza Fernando Boza.

Leave a Reply