Nuevo aplazamiento del partido entre el Deportivo y el Fuenlabrada

El Fuenlabrada, durante el entrenamiento de este lunes.
El Fuenlabrada, durante el entrenamiento de este lunes.

El partido entre Deportivo y Fuenlabrada ha sufrido un nuevo aplazamiento apenas 15 horas después de que el Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol fijase su disputa para este miércoles y de que LaLiga estipulase como hora de inicio las 20.00. El club gallego ha solicitado una demora para reunir a su plantilla y que puedan pasar las pruebas preceptivas de covid-19. El Fuenlabrada ha aceptado. No hay nueva fecha prevista todavía para que ambos equipos salten al césped de Riazor, aunque podría jugarse antes del fin de semana.

Varios jugadores del Deportivo han interrumpido sus días de asueto y se presentaron durante la mañana de este martes en el centro de entrenamiento del equipo. Algunos de ellos ya se habían despedido del equipo tras finalizar su cesión. LaLiga quiso que pasasen los PCR este lunes a primera hora de la mañana, pero entonces no había fecha fijada para jugar, de manera que el club no convocó a nadie para atender a esa cita, por más que LaLiga sospechase que, como ocurrió, Competición iba a fijar el partido para el miércoles. El protocolo indica que dos días antes de cada partido deben hacerse pruebas de diagnóstico de coronavirus.

El inicio del playoff de ascenso a Primera se fijó este lunes para el día 13 de agosto. El 23 debería estar finalizado con la consideración de que los dos equipos que compitan en la ronda final iniciarán el próximo campeonato (que se aguarda comenzar el día 12 de septiembre) con retraso respecto a sus rivales para poder disfrutar de unas mínimas vacaciones.

El partido entre Deportivo y Fuenlabrada, perteneciente a la última jornada de la Segunda División, debió jugarse el pasado 20 de julio. Se aplazó por una infección masiva de covid-19 en el conjunto madrileño y seis días después LaLiga anunció que elevaba al Comité de Competición la propuesta de suspender definitivamente la cita. “Conscientes de la imposibilidad de fijar una fecha siquiera probable para la disputa del encuentro, LaLiga traslada su acuerdo con la suspensión definitiva del partido por causa excepcional y de fuerza mayor”. De inmediato Javier Tebas, presidente de LaLiga glosó a través de las redes sociales la generosidad del Fuenlabrada para renunciar a sus opciones de disputar el playoff de ascenso a Primera. “El fútbol os debe una”, aseguró Tebas, que se declaró responsable de que hubiesen viajado a A Coruña a pesar de que en el momento de iniciar el viaje, según argumentó días después en su instrucción un juez federativo, el Fuenlabrada sabía que tenía cuatro positivos confirmados entre jugadores, técnicos y auxiliares.

Los jugadores del Fuenlabrada defendieron su derecho a jugar el partido, LaLiga mudó y el enredo fue en aumento mientras la competición se paralizó entre la indignación del resto de clubes afectados y una propuesta de una Liga de 24 que apenas suscitó apoyos entre los equipos. Ni siquiera un portavoz del Deportivo, que obviamente la apoya, salió a defenderla públicamente. El presidente del Deportivo, Fernando Vidal, anunció en varias oportunidades que su equipo no se presentaría a jugar contra el Fuenlabrada si no se repetía entera la última jornada y en horario unificado. Pero tendrá que desdecirse. El Deportivo jugará porque es su única oportunidad de sacar fruto al trabajo de su asesoría jurídica. Una incomparecencia le dejaría sin opciones si al final los comités le dan el partido por ganado y el Fuenlabrada resulta castigado con un descenso administrativo por falta muy grave al atentar contra el código disciplinario federativo, tal y como enfocaba el juez instructor del expediente abierto por la Federación.

Leave a Reply