Torra fuerza un pleno extraordinario sobre “la huida” del rey emérito en el Parlament

El 'president' Quim y la consejera Meritxell Budó. En primer plano, el 'vicepresident' Aragonès y la consejera Capella.
El ‘president’ Quim y la consejera Meritxell Budó. En primer plano, el ‘vicepresident’ Aragonès y la consejera Capella.MASSIMILIANO MINOCRI / EL PAÍS

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha hecho uso de su prerrogativa de forzar plenos extraordinarios para llevar al Parlament la situación del rey emérito y la participación del Ejecutivo del PSOE y Unidas Podemos en esa decisión, que ha calificado de “huida”. Torra también ha pedido la abdicación de Felipe VI y ha insistido en tener una reunión con el presidente Pedro Sánchez para llegar a un acuerdo respecto al reparto de los fondos europeos y ha recordado que no fue a la cumbre con el resto de presidentes autonómicos porque considera que se trataba de un acto propagandístico de la Corona.

“Los catalanes no tienen Rey”, ha asegurado Torra, tras recordar el poco apoyo a esa institución según el CIS catalán. De acuerdo con el Centro de Estudios de Opinión (CEO), solo recibe una calificación de 2,1, en una escala de confianza del 0 al 10. El president considera que el pleno extraordinario es necesario pues se trata de una “huida tolerada” que pone en duda el compromiso del Gobierno en la lucha contra la corrupción. “Hablamos de alguien que se declara prófugo de la justicia en un comunicado de la Casa Real”, ha criticado Torra. “Ni Felipe VI ni Sánchez han salido a dar explicaciones”, ha lamentado el president.

El independentismo tiene en el punto de mira a Felipe VI tras su discurso del 3 de octubre de 2017, después del referéndum prohibido por el Tribunal Constitucional. Para los secesionistas, el Jefe del Estado tomó parte y validó las actuaciones de la Guardia Civil para tratar de impedir las votaciones. Torra siempre ha intentado evitar al Rey aunque ha coincidido con él en algunas citas como las inauguraciones de los Juegos del Mediterráneo, en Tarragona, o del Congreso de los Móviles, en Barcelona. La decisión del monarca emérito de viajar al extranjero, aunque abierto a responder ante la justicia por las supuestas comisiones recibidas, le da un nuevo filón a Torra de ataque al Estado.

La propuesta del pleno la hace Torra si bien es el presidente del Parlament, el republicano Roger Torrent, el que debe convocar la sesión. El presidente de la Generalitat quiere que sea esta misma semana. Torra no ha querido revelar si es partidario de que se vote en esa sesión una resolución que pida la abdicación de Felipe VI y ha dejado los temas a tratar en el Parlament a decisión de los grupos parlamentarios. El president también ha pedido explicaciones sobre el papel de la vicepresidenta Carmen Calvo en la decisión de Juan Carlos I y ha calificado a Unidas Podemos y a los comunes de “cómplices de la huida”.

La Cámara ya votó pedir que Felipe VI renuncie a la Corona, el pasado 21 de julio. La votación, recordada por Torra en su intervención, formaba parte de las conclusiones de la comisión de investigación sobre la aplicación del artículo 155 de la Constitución. “Independientemente de la celebración de un referéndum de autodeterminación en Cataluña, por salud democrática, consideramos necesaria la abdicación de Felipe VI, una investigación exhaustiva sobre las interferencias políticas y la corrupción de la monarquía borbónica y un referéndum sobre monarquía o república en el resto del Estado”, decía el texto que sí apoyaron los comunes, además de los independentistas. En el pleno, Torra querrá una vez más hurgar en la situación complicada de los comunes y sus homólogos en Madrid.

Por otra parte, el presidente catalán ha insistido en su idea de tener una reunión bilateral con el propio Sánchez para decidir el reparto de los fondos europeos. Torra ha remarcado que a Cataluña le corresponden 31.000 millones de euros por su peso demográfico y por ser uno de los tractores de la economía española. Con todo no se ha cerrado a otros encuentros “de trabajo” y no “más fotografías”, como ha calificado la reunión en San Millán de la Cogolla de la semana pasada. Torra no ha explicado si llevará una propuesta propia de relajación del déficit más ambiciosa que la inicial (del 1%) después de conocer el acuerdo al que llegó Sánchez con el Gobierno vasco. “No queremos más imposiciones o administraciones centralizadas que quieren quedarse con el dinero. Los recursos europeos no son del Gobierno, son de la gente. No queremos que se haga uso político de ellos”, ha apostillado Torra.

Leave a Reply