‘Juega’ Monchi

Reguilón persigue un balón en el entrenamiento del Sevilla en el MSV Arena de Duisburgo.
Reguilón persigue un balón en el entrenamiento del Sevilla en el MSV Arena de Duisburgo.FRIEDEMANN VOGEL / AFP

“Cero excusas, máxima ilusión. Ahora nos falta un motivo y el motivo lo tenemos en cada uno de vosotros, miles de sevillistas a los que podemos hacer felices en medio de tanta dificultad”. Así se expresó Monchi en las redes sociales un día antes de la llegada del Sevilla a Alemania, donde se mide a partido único ante la Roma (18.55, Movistar Liga de Campeones) en duelo de los octavos de final de la Liga Europa. El subdirector general deportivo del Sevilla ha cumplido su objetivo una vez transcurrido un año desde su regreso al club andaluz. La Champions es una realidad para el Sevilla después de la vuelta del ejecutivo de la Roma, donde ejerció la dirección deportiva entre 2017 y 2019.

En Duisburgo, en Renania del Norte, los dos hijos deportivos de Monchi se enfrentan en una cita de pronóstico incierto, marcada por las dos buenas rachas que rodean a ambos equipos. La Roma se despidió de la Serie A el pasado sábado derrotando a la Juventus (1-3) y acumulando ocho partidos sin perder (siete victorias y un empate). El Sevilla lleva 17 partidos oficiales sin caer (ocho triunfos y nueve empates).

La Roma que se enfrenta al Sevilla conserva todavía señas de identidad del proyecto de Monchi en el club italiano. La lista de inscritos en la Liga Europa registra hasta ocho futbolistas fichados por el ejecutivo al frente de esta histórica entidad desde 2017 a 2019. Son el portero Mirante y los jugadores Fazio, Kolarov, Bruno Peres, Pellegrini, Zaniolo, Kluivert y Under. Cinco, Fazio, Kolarov, Bruno Peres, Pellegrini y Under llegaron en el primer verano de Monchi, en 2017, mientras que Mirante, Zaniolo y Kluivert lo hicieron en 2018. La Roma quedó en la tercera plaza ese curso y llegó a las semifinales de la Champions después de eliminar al Barcelona en los cuartos, cayendo luego frente al Liverpool.

Plusvalías

Sin embargo, lo más importante para su dueño, James Pallotta, fue que el valor de la plantilla pasó de 354 a 468 millones de euros según la web especializada Transfermarket. Y todo ello generando 63 millones en plusvalías para el club. Monchi, por ejemplo, vendió a Salah por 42 millones al Liverpool y a Rudiger por 35 al Chelsea. El segundo año fue más difícil. Monchi no completó el curso en una Roma que finalizó en la sexta plaza y cayó en los octavos de la Champions ante el Oporto. Sin embargo, cuando Monchi se marchó en marzo la Roma estaba quinta a solo tres puntos del Inter, cuarto. Ese verano, Monchi no generó esta vez plusvalías. 14 millones en rojo para cuadrar una plantilla en la que alguno de sus fichajes, caso de N’Zonzi (27 millones a su exequipo, el Sevilla), fueron un fiasco. Incluso así, la plantilla de la Roma en 2019 tenía un valor de 459 millones de euros. Ahora es de 352.

Mientras la Roma solo ha podido ser quinto clasificado, el regreso de Monchi a Sevilla se ha saldado con la cuarta plaza. El Sevilla vuelve a la Champions tres años después con una plantilla remozada por el directivo. Un grupo que se ha revalorizado en dos millones de euros en cuanto a su valor de mercado y que encontró en Lopetegui a su líder en el banquillo. Ahora, después de 17 días sin competir y un positivo por coronavirus, Gudelj, que provocó el cese de los entrenamientos, el Sevilla quiere pelear por su sexta Liga Europa. La Roma pierde a Smalling, sin permiso del Manchester United para prorrogar su cesión. Además de Fazio, viejos conocidos como el exsevillista Perotti, Pau López, exportero del Betis y el Espanyol, y Carles Pérez, formado en el Barcelona, militan en la plantilla romanista. Los dos hijos deportivos de Monchi, frente a frente.

Leave a Reply