Los empleados de Nissan apuran el plazo para el acuerdo en una reunión que dura toda la noche

Trabajadores de Nissan en una asamblea esta semana.
Trabajadores de Nissan en una asamblea esta semana.Enric Fontcuberta / EFE

El plazo para que los trabajadores de Nissan en Barcelona aceptaran la propuesta de la empresa terminó este martes en una jornada maratoniana de negociaciones que se alargaron toda la noche y todavía continúan en curso. Pese a estar en posiciones casi irreconciliables, la mediación del departamento de Trabajo de la Generalitat convenció a los representantes de los trabajadores y a la empresa para que mantuvieran esa reunión, en la que para empezar se acordó prorrogar el periodo de consultas. Este movimiento habilita la posibilidad de llegar a un acuerdo sobre el expediente de regulación de empleo (ERE) anunciado por Nissan que afecta a 2.525 personas en las fábricas barcelonesas, y sobre las posibilidades de reindustrializar las plantas.

Hasta el último momento, la negociación en Nissan ha estado marcada por el enfrentamiento entre los representantes de los trabajadores y la dirección. Desde que, a finales de mayo, la automovilística anunciase el cierre de las fábricas de Barcelona, las posturas de las dos partes han ido evolucionando hasta estar completamente enconadas. El pasado viernes, Frank Torres, designado por la multinacional para pilotar el cierre, lanzó un ultimátum: o los trabajadores aceptaban la propuesta de la empresa, o Nissan tiraría adelante con el ERE sin acuerdo, contemplando la posibilidad de que se pagase el mínimo establecido por ley en los despidos.

El plazo para que los trabajadores aceptaran o no esta propuesta terminaba este martes. Este plan, a condición de que los trabajadores abandonasen la huelga que mantienen desde hace tres meses, preveía mantener la actividad industrial hasta el 31 de diciembre de 2021 aunque garantizaba la continuidad de todos los empleos solo hasta finales de 2020. Además, la propuesta de la empresa fijaba unas indemnizaciones por despido que estaban lejos de la demanda de los trabajadores.

La empresa proponía 60 días de salario por año trabajado con un tope de 42 mensualidades para los empleados menores de 50 años, y en 33 días para los trabajadores que pudieran seguir trabajando en una alternativa industrial pactada en el proceso de reindustrialización de la empresa. Para los mayores de 50 años, la propuesta preveía un complemento hasta el 75% del salario neto hasta los 61 años, sin abono del Convenio Especial, y mejoras en los planes de jubilación. Los trabajadores fijaban su contraoferta en 70 días por año trabajado con carácter general más una paga lineal de 30.000 euros.

A primera hora de este martes, los sindicatos dejaron claro que rechazaban la propuesta de Nissan. No obstante, y con el periodo de consultas ya concluido, la mediación de la Generalitat mantuvo una reunión telemática con los sindicatos en la que aceptaron estar abiertos al diálogo si Nissan se abría a considerar otros acuerdos. La reunión solo con los representantes de los trabajadores duró toda la mañana, y a las 18.30 se aceptó la participación de Nissan. Ambas partes acordaron prorrogar el periodo de consultas hasta la medianoche “para explorar un posible acuerdo entre las partes”, un periodo que más tarde se pospuso hasta las seis de la madrugada, y que todavía sigue activo puesto que la reunión no ha terminado.

“Amanece y seguimos en mediación buscando una solución que asegure el empleo y un futuro para Nissan”, ha destacado el comité de empresa de Nissan en Twitter en la mañana de este miércoles. Grupos de trabajadores han seguido desde el exterior de las instalaciones de Nissan las conversaciones que mantenían telemáticamente sindicatos y dirección. La sensación es que el acuerdo está próximo y tiene que ver con mejoras en las indemnizaciones, ya que los trabajadores consideran que la empresa todavía tiene margen para presentar una propuesta más convincente.

Leave a Reply