El Gobierno afronta una ofensiva sobre Juan Carlos I de los independentistas

El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, en el Congreso.
El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, en el Congreso.Pool / Europa Press

Los partidos nacionalistas e independentistas han presentado una batería de iniciativas en el Congreso para que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y su vicepresidenta primera, Carmen Calvo, expliquen su papel en lo que consideran la “fuga” y “huida” de España del rey emérito. Cinco formaciones independentistas, con 28 diputados en sus filas, reclaman que el Ejecutivo detalle qué tipo de negociaciones ha emprendido en estas semanas con la Casa del Rey para acordar la salida de España de Juan Carlos I, ocurrida el domingo.

La actividad en las Cortes ha entrado en esa fase de parón clásica de los periodos vacacionales pero los partidos nacionalistas y separatistas, contrarios a la monarquía parlamentaria, no quieren desperdiciar esta crisis institucional y la salida de España de Juan Carlos I para exigir cuentas al Gobierno. Ese bloque de formaciones independentistas, que componen los 28 diputados de ERC, Junts per Catalunya, EH Bildu, la CUP y el BNG se pusieron en contacto tras conocerse la decisión negociada entre el actual monarca, Felipe VI, su padre, y con el conocimiento del Gobierno. Juntos acordaron este miércoles una batería de preguntas y propuestas parlamentarias con las que exigir más información y detalles.

El PNV no entró en esas conversaciones y no suele participar en esos frentes comunes de presión porque presume de su interlocución más directa y bilateral con el Ejecutivo. Fuentes conocedoras de la negociación apuntaron que se establecieron conversaciones informales con representantes de Unidas Podemos, uno de los partidos socios del Gobierno de coalición. Los grupos independentistas avisaron al partido de Pablo Iglesias de que no tienen planeado olvidar esta situación en septiembre, cuando se retome el curso político. Entonces, volverán a presentar más iniciativas relacionadas con las actividades presuntamente irregulares del rey emérito y en general sobre la monarquía. En estos meses Unidas Podemos se había sumado a las reclamaciones, por ahora sin éxito, de esos partidos, por ejemplo, para exigir una comisión de investigación sobre las actividades de supuesto comisionista de Juan Carlos I.

Desde la cúpula de Podemos transmiten que siguen manteniendo su posición “a favor de cualquier propuesta que sirva para esclarecer lo que ha pasado con el rey emérito y por llegar al fondo del asunto”. Pero también advierten que los planteamientos, en pleno agosto, de esas formaciones separatistas no tienen viabilidad ni sentido porque no van a ser respaldados como requeriría por la Diputación Permanente, el órgano del Congreso que se podría reunir en estos periodos inhábiles. La próxima Diputación Permanente, que no tiene orden del día fijado, está prevista para el 24 de agosto.

Fuentes de esas formaciones nacionalistas con buenas relaciones con el Ejecutivo señalan que en Podemos “hay indignación” por la escasa información previa que el sector del PSOE en el Gobierno les facilitó sobre las negociaciones que la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, lleva semanas desarrollando sobre este asunto con la Casa del Rey. Los partidos separatistas han cuestionado que se haya intentado ocultar todo el proceso, con su solución en secreto y en pleno agosto, y aseguran que su intención es que la polémica no decaiga y volver con más iniciativas en el nuevo curso político.

ERC y EH Bildu, que siempre han ido de la mano en este tema, fueron los primeros que registraron peticiones concretas sobre este asunto en cuanto se supo el abandono de España de Juan Carlos I, aunque en ninguna de esas iniciativas o preguntas precisan detalles sobre el destino actual de Juan Carlos I o sobre qué conoce exactamente el Gobierno del mismo.

La diputada de ERC Carolina Telechea tramitó preguntas en varios bloques: “¿Informó el Gobierno a la Fiscalía de los planes de huida de Juan Carlos de Borbón?”, “¿Tuvo asesoramiento jurídico el Gobierno en sus conversaciones para facilitar la huida?”, “¿Ha habido algún tipo de pacto del Gobierno con respecto a las investigaciones sobre corrupción que se están llevando a cabo?”. También inquirió sobre los costes que supondrá para el erario público la estancia del rey emérito fuera de España.

EH Bildu se suma

La diputada republicana catalana llega a interrogar al Gobierno sobre si son conscientes del sentimiento contrario de una parte de la sociedad en ese territorio respecto de la monarquía.

La portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua, se sumó a esas críticas y demandó ayer la comparecencia urgente de Calvo para que informe en el Congreso de su papel en esta operación y dé cuenta de las negociaciones mantenidas.

La portavoz de Junts per Catalunya, Laura Borràs, también formalizó otra petición para sea el presidente Sánchez el que facilite la información de lo que tilda como “fuga” del rey emérito. Junts entiende que ante el abandono de España de Juan Carlos I el Gobierno ha “cerrado filas” con la monarquía “sin exigir que devuelva el dinero ni impedir su huida”. Borràs hizo una equiparación entre esa salida y la situación del expresidente catalán Carles Puigdemont y varios de sus exconsellers, fugados de la acción de la justicia en España.

Leave a Reply