La economía se contrajo más en las comunidades con mayor dependencia del turismo

Dos viajeros toman una foto en el aeropuerto de Ibiza.
Dos viajeros toman una foto en el aeropuerto de Ibiza.ISABEL INFANTES / GTRES

El confinamiento hizo más daño en las comunidades autónomas que tienen una mayor dependencia del turismo. Baleares, Comunidad Valenciana, Cataluña y Canarias fueron las que registraron las mayores caídas de PIB en el segundo trimestre, todas algo superiores al 20%, según los cálculos publicados ayer por la Autoridad Fiscal. Por el contrario, Extremadura, Murcia, Cantabria y Galicia destacan como las que menos se desplomaron: entre un 12% y un 15%. Aunque todas sufrieron caídas de gran tamaño, el impacto es bastante desigual por territorios

En un trimestre marcado casi en su totalidad por las fuertes medidas de confinamiento, que estuvieron en vigor entre el 14 de marzo y el 21 de junio, Islas Baleares perdió un 26,4% trimestral de su producto interior bruto; Comunidad Valenciana, un 22,1%; Cataluña, un 22% y Canarias un 21%.

Crecimiento del PIB

en las comunidades

Segundo trimestre de 2020.

Variación intertrimestral en %

Caída superior

a la media

Caída inferior

a la media

País Vasco

Castilla y León

Castilla-La Mancha

Extremadura

Comunidad

Valenciana

Andalucía

Fuente: Airef.

EL PAÍS

Crecimiento del PIB en las comunidades

Segundo trimestre de 2020.

Variación intertrimestral en %

Caída superior

a la media

Caída inferior

a la media

País Vasco

Castilla y León

Castilla-La Mancha

Extremadura

Comunidad

Valenciana

Andalucía

Fuente: Airef.

EL PAÍS

Crecimiento del PIB en las comunidades

Segundo trimestre de 2020. Variación intertrimestral en %

País Vasco

Caída superior

a la media

Caída inferior

a la media

Castilla y León

Comunidad

Valenciana

Castilla-La Mancha

Extremadura

Andalucía

Fuente: Airef.

EL PAÍS

Es decir, las regiones más dependientes del turismo extranjero han sido las que están sufriendo con mayor intensidad la crisis económica provocada por la pandemia. Las restricciones a la movilidad resultaron en estos casos determinantes. Por ejemplo, Andalucía, también muy dependiente del turismo, aguantó mejor con un desplome del 15,6%. Y esto probablemente pueda achacarse al mayor peso de la agricultura y la menor presencia de un turismo foráneo que se deja más dinero que el nacional.

Madrid, que también pierde muchas entradas por Barajas pero cuenta con una economía más diversificada y una mayor proporción de administración pública, se sitúa justo por debajo de la media nacional con un hundimiento del 18%. El INE ya estableció la semana pasada en su avance de la contabilidad nacional que el PIB nacional se derrumbó un 18,5% trimestral entre abril y junio, el mayor desplome desde que arranca la serie en 1970. Habría que remontarse a la Guerra Civil para encontrar un descalabro de dimensiones similares.

Al igual que ya apuntó el instituto estadístico, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) señala que estos cálculos pueden estar sujetos a revisiones futuras de una magnitud mayor de la habitual.

Otras autonomías que se comportaron peor que la media nacional fueron Navarra (-20,9%); La Rioja (-19,5%) y Aragón (-19%). Con la automoción totalmente parada en abril quizás el sector haya influido en los números de la comunidad foral.

Por el lado contrario, las economías regionales que mejor resistieron los embates de la pandemia son Extremadura, con un retroceso del 12,5% trimestral; Murcia, un 13,5%; Cantabria, un 14,4% y Galicia, un 14,9%. En los números de Extremadura el papel de la agricultura ha podido contribuir a paliar las caídas. Según el INE, este sector fue el que mejor capeó el trimestre del confinamiento con un fortísimo crecimiento del 4,4% trimestral.

También la actividad energética puede ayudar a explicar el mejor desempeño de Extremadura en comparación con el resto. Este sector es importante en esta economía regional y ha mostrado una evolución más estable. Otras comunidades que cayeron menos que la media nacional fueron Asturias (-16,8%), País Vasco (-16,7%), Castilla y León (-15,2%) y Castilla-La Mancha (-15,1%).

En opinión de Julián Pérez, director general de Ceprede, estos cálculos de la Airef quizás arrojan unas cifras demasiado negativas en el eje mediterráneo: “Según nuestras estimaciones, Madrid estaría experimentando un decrecimiento mayor que la media. Y Murcia también estaría anotándose una caída algo más acusada que lo que prevé la Autoridad Fiscal”.

Por otra parte, Cataluña y Valencia poseen además un motor industrial bastante importante. No son solo turismo. Y eso, según explica Julián Pérez, puede favorecer que remonten antes. En cualquier caso, este economista apunta que el arrastre entre sectores está siendo muy considerable y que la caída de la demanda en el turismo y la hostelería está provocando un impacto mayor del esperado en el resto de la economía.

Las caídas anuales tuvieron una distribución por comunidades autónomas muy similar a las trimestrales. Según la Airef, Baleares cayó un 30%; Cataluña, un 26,1% y Valencia, un 25,6%. En la Encuesta de Población Activa también se aprecia el golpe: en Baleares fue donde más cayó el empleo respecto a un año antes, un 11,5%. Y en Canarias, un 8,61%. Pero además les acompañan Cantabria (-9,97%), Navarra (-7,56%) y Andalucía (-7,23%). Cataluña solo perdió un 5,94%, mejorando la media nacional del -6,05%. Los ERTE han hecho posible que el batacazo del empleo haya sido menor que el del PIB y las horas trabajadas.

Leave a Reply