Una nueva generación de ‘malalas’ y ‘gretas’

Malala Yousafzai, a sus 15 años, se convirtió, quizás de la manera más trágica, en el símbolo mundial de la defensa de los derechos civiles y la educación para las niñas en Pakistán. Años más tarde, pero a la misma edad, en Suecia, Greta Thunberg comenzaría una huelga escolar que la auparía a portadas de todos los medios de comunicación como símbolo de la lucha contra el calentamiento global. Estas dos adolescentes acaparan la atención mediática y los flashes allá donde van. Sin embargo, no son las únicas que abanderan una lucha desde tan temprano. 

MÁS INFORMACIÓN

Lamea Tanjin Tanha, Garvita Gulhati, Vitor Zanellato y Sophia Andrews comenzaron sus proyectos a los 12, los 15, los 12 y los 13 años respectivamente. Los cuatro querían cambiar el mundo que les ha tocado vivir y aún hoy sueñan y trabajan para ello. Ellos, junto a otros miles repartidos por todo el mundo, pertenecen a la red de jóvenes changemaker, una iniciativa que puso en marcha la Fundación Ashoka, que busca a menores de 21 que no solo tengan proyectos que solucionen problemas localmente, sino que sean referentes y embajadores del mensaje de que todos podemos cambiar el mundo. Estas son algunas de sus iniciativas.

[embedded content]

Vitor Zanellato, guardián de los bosques de Brasil 

Vitor creció en la localidad de Atalanta en Santa Catarina, una comunidad ubicada en medio del bosque atlántico en Brasil, al sur del país, en la que la mayoría de sus habitantes viven de la producción agrícola de sus granjas familiares. “No queríamos quedarnos en la teoría, queríamos empezar a realizar acciones que tuvieran una repercusión más allá”, explica Zanellato, a través de Zoom desde su casa.

El proyecto Plantando o Futuro comenzó en 2016, en una reunión informal entre Vitor y 10 amigos más, después de sus clases del instituto, en un paseo en bicicleta por la zona. Su propósito era trabajar para la defensa, preservación y recuperación del medio ambiente, promoviendo la educación ambiental en centros educativos y escuelas. “Nuestros profesores nos apoyaron desde el principio que les planteamos nuestra iniciativa”, explica Zanellato, que ve fundamental, en un país con la biodiversidad de Brasil, y las políticas del Gobierno de Bolsonaro, su función de involucrar a más jóvenes para promover acciones y mitigar los efectos del cambio climático, pero también a la sociedad. “No quiero imaginar cuál sería el impacto real si además de los jóvenes, también otros sectores de la sociedad civil, más organizaciones y un grupo de ciudadanos críticos con las políticas actuales lucharan unidos”, añade el joven, de 17 años, que el año que viene ira a la Universidad. 

Vitor Zanellato, fundador de 'Plantando un futuro'.
Vitor Zanellato, fundador de ‘Plantando un futuro’. Lara Sebold

“No teníamos la sensación de que fuéramos jóvenes, teníamos una idea y pensamos que era buena, así que seguimos adelante”, asegura Zanellato, sobre la reticencia que podría presentar un grupo de amigos de entre 12 y 15 años que querían iniciar un proyecto medioambiental. Comenzaron con varios ambientales en su escuela, a los que fueron sumándose más jóvenes y más familias. La ONG local Apremavi se interesó por su trabajo, y juntos, desde el verano de 2019, han desarrollado más de 30 proyectos enfocados en la preservación ambiental, consiguiendo plantar 4.000 árboles hasta ahora. “No importan la cantidad de obstáculos que uno encuentre, hay que seguir”, zanja Zanellato.  

Lamea Tanjin Tanha, defensora de los transexuales en Bangladés

Fue a los 12 años cuando la madre de Lamea TanjinTanha le contó una historia que marcaría su vida y que ella no podía recordar sin ayuda. Recién nacida, a Tanha la visitaba un grupo de hijra, nombre por el que se conocen a los transexuales en Bangladés. Su madre, después de tantos años, aún recordaba el nombre del líder del grupo, Mala Hijra. Su madre, al contrario que la mayoría en Bangladés, fue amigable con ellos y nunca pensó que les traería mala suerte si no le daba limosna, una de las creencias más populares. “Escuchar esa historia me emocionó y decidí que haría lo necesario para ayudarles, por duro que fuera el desafío”, asegura Tanjin Tanha. 

En 2017 comenzó con su proyecto, que se llama TransEnd y tiene objetivo cerrar la brecha entre la comunidad transgénero y la sociedad general, ayudando a aquellos que se identifican así y obtener libertad financiera y social. Algo tan sencillo como conseguir un trabajo de camarero o un alquiler es algo impensable para los miembros de esta comunidad. “Son abandonados por sus familias, están solos, muchas veces tienen que vivir de lo que piden en la calle y otros muchos se ven obligados a prostituirse”, contextualiza Tanjin Tanha. “Cuando comencé a investigar su situación y a hablar con algunos de ellos, al final iban acercándose más y más a mí para confesar sus problemas”. 

Lamea Tanjin Tanha, a la izquierda, realiza una encuesta entre un grupo de transexuales en Dacca (Bangladés).
Lamea Tanjin Tanha, a la izquierda, realiza una encuesta entre un grupo de transexuales en Dacca (Bangladés). L.T.T.

Tanjin Tanha, que ahora estudia su segundo año de literatura inglesa en la universidad de Dacca, ya no está sola en esta nueva aventura, y trabaja con otros cinco jóvenes más. En 2020, y a pesar de las duras condiciones por la covid-19, ha realizado diversas encuestas para comprender mejor las necesidades de la comunidad y apoyar el diseño de soluciones creadas por la misma. “Luchar por los derechos de los transexuales en Bangladés es hacerlo por los derechos humanos, nada más. ¿Por qué una feminista cuando habla de derechos para las mujeres no puede también incluir a los transexuales?”, se pregunta Tanha.  

Sophia Andrews, bailarina contra la exclusión social en Kenia

El viaje a Kenia a los 14 años, en 2016, cambió para siempre a Sophia Andrews. “Fue mi primer viaje sin mis padres, fue duro para ellos, pero allí pude conocer la realidad de muchas niñas que como yo, querían bailar, pero no tenían los recursos”, explica Andrews a través de Zoom. En Nairobi conoció a Esther, una niña huérfana en la casa de Happy Children Life. A su vuelta, y  con el dinero que ganaba como niñera, apoyó a Esther y el orfanato en el que se encontraba para que pudiera realizar su sueño.

Pero para Sophia conseguir hacer realidad el sueño de Esther no era suficiente. En 2017 fundó Ngoma Kenya, una organización para igualar el acceso a las artes y la capacidad de los jóvenes para alcanzar su máximo potencial a través de la expresión cultural y personal en los barrios con menos recurso en la capital keniana. Su proyecto fomenta el baile y la integración con la cultura local. “Siendo mujer y niña y sabiendo que soy la más joven en una habitación llena de adultos a los que convencer de una idea, sé que tengo que trabajar diez veces más para conseguirlo”, explica Andrews, recién graduada en el instituto en Delaware y en plena mudanza para empezar la universidad en Washington. “Lo más deseo es acabar mi carrera para focalizarme en mi proyecto en Kenia”, asegura Andrews, país al que ha vuelto ocho veces desde que inició su proyecto. 

Sophia Andrews, en uno de sus viajes a Kenia.
Sophia Andrews, en uno de sus viajes a Kenia. ngomakenya

Garvita Gulhati, salvaguardia del agua en India 

“En 2015 India vivió una de las peores sequías que recordamos. Los agricultores se suicidaban por la tragedia de no recoger nada para comer o vender, familias enteras andando muchos kilómetros para conseguir agua para sobrevivir… Aquella situación me marcó para siempre”, explica desde su casa en Bangalore Garvita Gulhati, que con 15 años y  junto con su amiga Pooja, crearon Whywaste? (Por qué desperdiciar?, en inglés), una organización que educa a los ciudadanos de manera creativa para reducir el desperdicio de agua, principalmente en los restaurantes donde se calcula que se desperdician cuatro millones de galones de agua por año en India.

“Comencé visitando los restaurantes alrededor de mi casa, pero ¿quién iba a hacer caso a una niña de 15 años?”, explica Gulhati, que más tarde pediría a su madre que en coche la llevara a zonas más alejadas, y así poder seguir predicando su mensaje. “En India es normal tener agua en la mesa de cada consumidor. Lo que les planteaba a los dueños era, ¿por qué no preguntas sí quieren agua y en ese caso, servirla? Así no siempre hay agua que a lo mejor no se usa y hay que igualmente tirar”, explica Gulhati, que promovió la llamada iniciativa El vaso medio lleno que con el hashtag #GlassHalfFull se hizo muy popular en India en 2019. El método que proponía Gulhati es que cada restaurante solo llene la mitad de cada vaso del consumidor, y así salvar miles de litros de agua cada día.  

Garvita Gulhati, durante una charla sobre su proyecto.
Garvita Gulhati, durante una charla sobre su proyecto. G. G.

“Los inicios fueron difíciles, cuando estabas casi sola luchando contra todo, amigos que sí te apoyaban, pero otros que se reían de tus ideas”, explica Gulhati, que ahora tiene 20 años y estudia para ser ingeniera de telecomunicaciones. Su organización, Whywaste?, que no ha parado de crecer en este lustro, también trabaja con estudiantes de Secundaria para que se atrevan a plantear soluciones a los problemas que les interesan. Este modelo se ha extendido a otras 20 escuelas de Bangalore y a otras partes de India. “Queremos transmitir la idea de que las personas con ganas de cambiar las cosas son necesarias. Y la importancia que tiene proteger el medio ambiente”. 

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

‘1000 acciones por un cambio’: 9.500 adolescentes por el clima

Un joven planta un árbol, una de las iniciativas de '1000 acciones por el cambio'.
Un joven planta un árbol, una de las iniciativas de ‘1000 acciones por el cambio’. Concausa2030

B. Hernández

La campaña 1.000 acciones por un cambio, presentada en la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25), celebrada el pasado diciembre en Madrid, finalizó este pasado junio con la participación de más de 9.500 adolescentes de 20 países de América Latina y el Caribe. La iniciativa, que instó a niños, niñas y adolescentes de la región a actuar por la causa climática, fue impulsada por la Red juvenil Concausa, un programa de Cepal, Unicef y Fundación América Solidaria, y contó con la colaboración de Fundación Caserta y el auspicio de Preuniversitario Pedro de Valdivia.

Su objetivo era empoderar, conectar y movilizar a los jóvenes en pro del desarrollo sostenible y la superación de la pobreza infantil. Estos jóvenes pusieron en marcha la campaña alineada con el ODS 13 de la ONU, convencidos de que la adolescencia del continente no solo tiene opinión sobre el cambio climático, sino que también está actuando por mitigar sus efectos. Así, sorteando dificultades como la distancia y las barreras idiomáticas, consolidaron un colectivo de más de 100 embajadores, encargados de movilizar a otros jóvenes en los distintos territorios. Impulsaron jornadas de recolección de basura, cambios de hábitos sobre el consumo de carne y espacios de reciclaje en sus escuelas y comunidades, entre otros.

Esta iniciativa tuvo que superar uno de sus más grandes obstáculos en los últimos meses: el confinamiento por la crisis sanitaria de la covid-19. “La pandemia nos obligó a transformarnos, a adaptar la campaña y a utilizar lo que la crisis nos daba para hacer entender que la cuestión climática, al igual que la de la covid-19, es global y requiere una respuesta potente. Las y los adolescentes no dejaron de accionar, de hecho, las acciones crecieron. Muchas y muchos siguen promoviendo la transformación de hábitos”, asegura desde Uruguay Guillermo Passeggi,18 años, uno de los embajadores que presentó la campaña en la COP25.

Leave a Reply