Diez alcaldes de ocho partidos alzan la voz contra Hacienda: “Este decreto lo tiramos en el Congreso”

Más frentes abiertos para Hacienda. Diez alcaldes, de prácticamente la totalidad de partidos con representación parlamentaria —excepto el PSOE—, se han reunido este viernes para pactar un frente común contra los términos del plan de Hacienda que permite a los municipios utilizar sus ahorros pero que pasa por entregárselos previamente al Gobierno. La iniciativa ha partido del regidor de Zaragoza, el popular Jorge Azcón, portavoz del PP en la junta de gobierno de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), que aprobó el procedimiento el pasado lunes. “Esto es un acto transversal. Queremos dejar claro a Hacienda que lo acordado con la FEMP no nos representa a todos. Si no se toma nota, esto lo tiramos en el Congreso”, advierte el edil. En la reunión también han participado los ediles de partidos que fueron socios de investidura del Gobierno de Pedro Sánchez como Bilbao (PNV) y Lleida (ERC).

Azcón, una de las voces más críticas contra el decreto del Gobierno, sostiene que la principal petición estará basada en un acuerdo alcanzado por la Federación el pasado abril. En él, la FEMP pide que los Ayuntamientos puedan utilizar sus superávits para paliar los efectos de la pandemia. Mucho ha pasado desde entonces, pero lo que principalmente ha dinamitado todo es el pacto alcanzado esta semana con el departamento de María Jesús Montero. Aunque la reunión ya ha terminado, los equipos de los diez alcaldes continúan trabajando en la redacción del comunicado oficial. En la cumbre también hubo representación de formaciones como BNG, Coalición Canarias y JuntsxCat.

El alcalde de Granada, Luis Salvador (de Cs), ahonda en que la reunión tuvo un propósito que nada tiene que ver con la ideología: “En el municipalismo eso no interesa”. El partidismo ha quedado tan rezagado en el debate que han suscitado los remanentes de los municipios que hasta el presidente socialista de Aragón, Javier Lambán, ha mostrado su apoyo público a las peticiones del alcalde de la capital regional.

Una de las principales molestias que genera el acuerdo de Hacienda, publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el pasado miércoles, es el fondo de 5.000 millones que el Gobierno destinará a los municipios. En el decreto, se deja claro que los únicos Consistorios que podrán recibir esos recursos del Estado serán quienes hayan aportado previamente sus ahorros a Hacienda. Esto deja fuera a municipios como Zaragoza (PP), Granada (Cs) y Lleida (ERC), un motivo más para que formaciones, que en situaciones normales se encontrarían en las antípodas, naveguen en la misma dirección.

Pero no todos los municipios en esta cumbre tienen problemas de liquidez. También los hay como Bilbao, del peneuvista Juan Mari Aburto, que cuenta con ahorros en torno a los 110 millones y que, contrario a lo que establece el decreto del Gobierno, prefiere utilizarlos libremente y al 100%. En el texto, que será enviado al Congreso de los Diputados tras el verano, el Ejecutivo se compromete a devolverle a los municipios los 14.000 millones de sus remanentes en un plazo de diez años a partir de 2022.

La puesta en escena de este viernes es una nueva muestra de que el proyecto del Gobierno de Pedro Sánchez no tendrá un camino fácil. Socios de la investidura como BNG, ERC y EH Bildu ya han dejado claro que el documento no es de su agrado. Tampoco hay un consenso dentro de Unidas Podemos. Y con esta escenificación, solo hay certeza de que el torbellino político sobre los remanentes de los municipios aún está lejos de disiparse.

Leave a Reply