El BNG cede un puesto al PSOE en la Mesa del Parlamento gallego

Sin invitados, con los escaños separados por una pantalla y los 75 diputados bien surtidos de gel hidroalcohólico, ha arrancado este viernes en el Parlamento de Galicia la XI legislatura. Los parlamentarios elegidos en las urnas el pasado 12 de julio -42 del PP, 19 del BNG y 14 del PSdeG- han tomado posesión de sus cargos y se ha elegido a los miembros de la Mesa. No ha habido sorpresas, más allá de la ausencia de la nacionalista María Gonzalez Albert por estar a punto de dar a luz. Presidirá la Cámara el popular Miguel Santalices, quien lleva en este puesto desde enero de 2016 aunque ocupa un asiento en O Hórreo desde hace 23 años. “Vamos a seguir la línea que tuvimos siempre”, anunció en su breve discurso Santalices, quien pidió “disculpas” por celebrar la sesión con la tribuna de invitados vacía por la pandemia.

El Parlamento gallego elegido el 12-J está formado por 38 hombres y 37 mujeres y 35 de ellos se estrenan en el hemiciclo. La Mesa está constituido por tres miembros del PP, una del BNG y otra del PSOE. Los socialistas mantienen un puesto en el órgano gracias a los votos de la formación nacionalista que lidera Ana Pontón, primera fuerza de la oposición, que ya había anunciado su intención de abrir hueco al grupo de Gonzalo Caballero para respetar la “pluralidad” de la Cámara. La diversidad en el órgano rector fue norma no escrita en el Parlamento gallego hasta 2012, cuando entró Alternativa Galega de Esquerda (AGE) en la Cámara. Entonces, los socialistas se quedaron con los dos asientos de la Mesa que correspondían a la oposición.

Además de Santalices, repite como vicepresidente primero el popular Diego Calvo y se estrena como secretaria Corina Porro, exalcaldesa de Vigo por el PP. La nacionalista Montse Prado será vicepresidenta segunda y la socialista Marina Ortega, vicesecretaria. Los diputados del Bloque han prometido fidelidad a la Constitución “por imperativo legal”. Dentro de un plazo máximo de 15 días, se celebrará la investidura como presidente de Alberto Núñez Feijóo, que iniciará su cuarto mandato con la mayoría absoluta más amplia que ha tenido nunca.

Centenares de trabajadores de Alcoa se han concentrado a las puertas del Parlamento durante la sesión. El presidente del comité de empresa, José Antonio Zan, ha exigido tanto a la Xunta del PP como al Gobierno central de PSOE y Unidas Podemos que obliguen a la multinacional a “sentarse a negociar sin condiciones”, informa Europa Press. “Todos se comprometieron en campaña y ahora queremos soluciones”, ha afirmado Zan. “Queremos una solución, pero una solución de verdad”.

Leave a Reply