Hallan el cadáver de una persona junto a una ‘narcolancha’ localizada en el mar en Sotogrande

Lo que parecía que iba a ser una actuación más de la Guardia Civil contra un alijo de hachís ha acabado en la investigación de una muerte. Con las primeras luces de este viernes, los agentes que participaban en un operativo contra el narcotráfico en la playa de Sotogrande, en San Roque, han encontrado el cadáver flotando de una persona junto a una narcolancha. Su localización se ha producido poco después de la detención de tres personas en tierra y Salvamento Marítimo mantiene un dispositivo en el mar en busca de más posibles náufragos.

Fue a las 6.30 cuando la Guardia Civil se desplegó en las inmediaciones de la exclusiva urbanización de Sotogrande, alertados por un posible alijo en la costa. Al llegar, los agentes localizaron en tierra a tres personas que transportaban fardos de hachís. Todos han acabado detenidos, según fuentes del Instituto Armado, y los agentes han intervenido una cantidad de droga que no ha trascendido.

Media hora después y cuando ya había amanecido, efectivos del Servicio Marítimo de la Guardia Civil han localizado en el mar el cadáver de un hombre junto a una narcolancha, cerca de la zona en la que se estaba produciendo el alijo. Por la ropa y la localización del fallecido, los investigadores trabajan en la hipótesis de que el hombre podría haber sufrido algún percance mientras viajaba a bordo de la embarcación. En el momento de los hechos, no había activado ninguna alerta por fenómenos costeros y la AEMET registraba vientos del este de unos 15 kilómetros por hora.

El hallazgo ha provocado que Salvamento Marítimo active un dispositivo de búsqueda en la zona integrado por el helicóptero Helimer 211 y las salvamares Danébola y Vega, según han confirmado fuentes de la institución. Está previsto que el rastreo se mantenga en las próximas horas y se reforzará con el servicio del equipo submarino de búsqueda de la Guardia Civil (GEAR) para corroborar si en la embarcación podrían haber viajado más personas, ya que lo habitual es que en este tipo de portes vayan al menos dos tripulantes.

La lancha es una embarcación semirrígida con tres motores fueraborda, que suelen ser empleadas por las mafias de la droga para introducir hachís desde Marruecos. Desde 2018, la tenencia y presencia de este tipo de embarcaciones en el mar está prohibida por España. La medida se enmarca dentro del plan especial de seguridad que desarrolla el Ministerio del Interior en la zona del Campo de Gibraltar.

No es la primera vez que un alijo o embarcaciones sospechosas culminan en naufragio o fallecimientos en alta mar. España y Gibraltar investigan a dos agentes de la Royal Gibraltar Police después de una persecución en aguas españolas que culminó con dos de los cuatro ocupantes de una narcolancha fallecidos. En esta ocasión, no ha llegado a producirse persecución y los agentes se afanan en averiguar cómo se pudo producir el fallecimiento.

El noviembre de 2014 las malas condiciones del mar provocaron el hundimiento de tres semirrígidas y el fallecimiento de, al menos, dos personas en Sancti Petri (Chiclana de la Frontera). La Guardia Civil detuvo a tres personas más y decomisó 2.200 kilos de hachís. Sin embargo, parte de la carga quedó a la deriva en el mar y fue arrojada en fardos y pastillas a lo largo de kilómetros de costa, de Conil hasta Cádiz. Los agentes acabaron apresando hasta a 73 vecinos que se lanzaron a las playas a buscar la droga que el mar devolvía.

Leave a Reply