Juan Carlos I, guía de lectura

Nacido en Roma en 1938, Juan Carlos I ha ocupado el trono de la monarquía parlamentaria española entre 1975 y 2014. En junio de este último año abdicó la Corona y su hijo, Felipe VI, se convirtió en el nuevo rey de España. Sobre la vida y el reinado de Juan Carlos I se han escrito muchos artículos y libros. Algunos generaron, incluso, gran expectación, como las famosas conversaciones de José Luis de Vilallonga con el rey, de 1993. Ya en la década de 1980 encontramos meritorias biografías del monarca, obra de Nourry —con su famoso “rey para los republicanos”— o de Seco Serrano. Los trabajos periodísticos sobre las cuestiones más personales no escasean: Bardavío, Carol, García Abad, Urbano, Romero, Peñafiel, Herrero. Tampoco faltan los ensayos originales (Valentí Puig, Juaristi), las obras centradas en eminentes personas del entorno juancarlista (Soriano y Sabino Fernández Campos, Apezarena y los hombres del rey) o los libros que dedican una buena parte de su contenido al reinado (Fuentes).

El ejercicio de selección no es nunca fácil. El lector encontrará aquí media docena de obras que ofrecen una perspectiva general de la persona de Juan Carlos I y de su reinado. No están todas ni el tema está, en absoluto, agotado. Se trata de una guía de lectura. Uno de los autores que más investigó sobre estas cuestiones, Charles Powell, inaugura la lista. A El piloto del cambio. El rey, la Monarquía y la transición a la democracia, publicado en 1991, le siguió, cuatro años después, Juan Carlos. Un Rey para la democracia. La expresión “piloto del cambio”, aplicada al rey de España, hizo fortuna. El papel fundamental de Juan Carlos I en la Transición y la sólida vinculación entre monarquía y democracia quedaban claramente expuestos.

El historiador Javier Tusell dedicó, asimismo, un par de libros a la biografía del rey y a su época: Juan Carlos I. La restauración de la Monarquía (1995) y Juan Carlos I (2002). Esta última obra, que formaba parte de una colección dedicada a los Borbones españoles, constituye una rigurosa aproximación. Contiene páginas muy interesantes sobre la infancia, la pugna entre don Juan y Franco, la Transición o el 23-F. El balance del reinado resulta altamente positivo. Escribía Tusell que la monarquía de Juan Carlos I se había convertido “en modelo, no sólo por su identificación con la democracia, sino por haber contribuido a traerla y, sobre todo, por los nuevos contenidos que parece haber dado a la función de un monarca a finales del siglo XX”.

Don Juan Carlos abraza a su hijo el día de la ceremonia de su abdicación, el 18 de junio de 2014.
Don Juan Carlos abraza a su hijo el día de la ceremonia de su abdicación, el 18 de junio de 2014. JUAN MEDINA REUTERS

Estamos a principios del siglo XXI, momento todavía álgido en la popularidad y en la legitimidad del rey. La cronología es, sin lugar a dudas, una clave de lectura esencial de las obras dedicadas al monarca y a su época. En 2003 veía la luz Juan Carlos. El rey de un pueblo, una monumental biografía de Paul Preston. El trabajo de síntesis e interpretación era muy destacable. Las mejores páginas están consagradas a la infancia y juventud del futuro monarca en el Franquismo. Los sacrificios y dedicación de don Juan Carlos, sostenía Preston, habían permitido a la monarquía, a la postre, dotarse de una gran legitimidad, impensable en 1931, 1939 o 1975. Casi una década después, en pleno real escándalo —Nóos, Corinna y el paquidermo de marras—, la editorial Debate sacó a la calle una edición actualizada de la biografía, con el añadido de un capítulo sobre los años 2002 a 2012. El resultado es algo decepcionante. En cualquier caso, el Juan Carlos de Preston sigue siendo una obra de referencia imprescindible.

La mirada británica de Preston se complementa bien con la francesa de Laurence Debray, que no oculta en ningún momento su admiración por el rey. En Juan Carlos de España, el biografiado se presenta como una suerte de héroe e icono, que logró restaurar la monarquía en España y ayudó decisivamente a consolidar la democracia. No supo, en cambio, por vez primera en su vida, anticipar los cambios de la sociedad entrado el siglo XXI. Con simpatía aborda también el periodista Fernando Ónega la figura del ahora rey emérito. Juan Carlos I. El hombre que pudo reinar, de 2015, es un retrato basado en hechos biográficos y testimonios. Conforma uno de los textos más sensibles, finos y profundos sobre el monarca en su etapa crepuscular: “¿Cometió errores? Están en la memoria de todos. ¿Tuvo aciertos? Me parece innegable”. Ónega pone punto y final al libro asegurando que Juan Carlos I ha sido un gran rey.

La convulsa etapa final de la monarquía juancarlista podía llegar a ocultar y enmascarar un ejercicio de casi cuatro décadas. El presentismo es uno de los principales pecados de nuestra época. Rey de la democracia (2017), bajo la dirección de José Luis García Delgado y con un epílogo de Vargas Llosa, intenta romper con esta perspectiva y evaluar el reinado en su conjunto. Reúne ocho ensayos dedicados a analizar y reflexionar sobre el papel de Juan Carlos I en la historia de España. Los balances del legado son enormemente positivos. La sugestiva lectura generacional de Fuentes se complementa con la política de Juliá, la constitucionalista de Carreras y la militar de Puell de la Villa. Especial atención reciben tres facetas de la actuación del rey: la proyección exterior (Powell), el legado cultural (Mainer) y la construcción de la ciudadanía (Camps). Las contribuciones insisten en la estrecha vinculación entre monarquía juancarlista y democracia.

El reinado de Juan Carlos I concluyó en 2014, pero la vida continúa. La biografía definitiva, en el caso de que lo definitivo exista de algún modo, no está elaborada. Hallamos, además, frentes abiertos sobre los que tenemos poco conocimiento. Puede bastar en una tertulia televisiva o un artículo de circunstancias, pero no para un trabajo objetivo. La última etapa del reinado y los años como rey emérito deben ser tratados con el mismo rigor que las etapas precedentes. Está por hacer. Una vida consiste en muchas vidas y solamente la perfecta integración de todas ellas permite, en puridad, entender a una persona. O, más aún si cabe, a un personaje.

Jordi Canal es autor de La monarquía del siglo XXI. Turner, 2019.

‘JUAN CARLOS. UN REY PARA LA DEMOCRACIA’

Autor: Charles Powell

Traducción: Ángela Pérez.

Editorial: Planeta, 1995.

Formato: 432 páginas.

‘JUAN CARLOS I’

Autor: Javier Tusell.

Editorial: Arlanza, 2002.

Formato: 263 páginas.

BUSCA ONLINE ‘JUAN CARLOS. EL REY DE UN PUEBLO’

Autor: Paul Preston.

Traducción: Eva Rodriguez-Halffter.

Editorial: Debate, 2012 (edición actualizada).

Formato: tapa dura (704 páginas, 23,90 euros) y e-book (8,99 euros).

Encuéntralo en tu librería

BUSCA ONLINE ‘JUAN CARLOS DE ESPAÑA’

Autor: Laurence Debray.

Traducción: Elena M. Cano e Íñigo Sánchez-Paños.

Editorial: Alianza, 2014.

Formato: tapa blanda (544 páginas, 22,45 euros).

Encuéntralo en tu librería

BUSCA ONLINE ‘JUAN CARLOS I. EL HOMBRE QUE PUDO REINAR’

Autor: Fernando Ónega.

Editorial: Plaza y Janés, 2015.

Formato: tapa dura (357 páginas, 19,90 euros) y e-book (10,99 eurtos).

Encuéntralo en tu librería

BUSCA ONLINE ‘REY DE LA DEMOCRACIA’

Varios autores

Edición: José Luis García Delgado.

Editorial: Galaxia Gutenberg, 2017.

Formato: tapa dura (296 páginas, 20 euros).

Encuéntralo en tu librería

Leave a Reply